10 errores de novato en el transporte público del DF

¿Eres nuevo en chilangolandia? Lee estos 10 errores de novato en el transporte público del DF para que no te saques de cuadro nunca.

Por Eder Bayuelo


«Ahorita le paso, jefe»Microbus DF
Evita crear fila en la micro. Si sabes que te vas a subir, saca tus pesos una cuadra antes. No seas como esas señoras que se montan al camión, empiezan a rebuscar dentro de su gigantesca bolsa y acaban diciéndole al chofer que le pagan después de acomodarse en el asiento…

La fila de las tortillas

En el metro compra siempre unos 30 boletos al principio del mes -o ya mejor actualízate y compra la tarjetita-. Si eres de los que se confía, ya te quiero ver a las 2 de la tarde en Cuatro Caminos, formado en la fila más larga de tu existencia.

El mamado
No seas de esos ridículos que detienen las puertas del metro/metrobus «pa’ que ya no se suba la raza, ven que no cabemos y siguen», sobre todo cuando una estación antes te metiste como ambulancia entre carriles.

El tetris
México no está en el hoyo por el gobierno. Está en el hoyo por gente tipo «me meto al metro/metrobus como sea porque se me hace tarde y se tarda un buen en pasar el que sigue». ¿Alguna vez te has querido subir a la línea 9 a partir de las 7am? La gente entra como figuritas de tetris, acomodándose entre arrimones, sapes y caricias.

Consejo: levántate temprano y sal a tiempo; si un día todos fuéramos puntuales, el mundo sería un lugar más feliz.

DF transporteEl «¡bajaaaaaaaaaaan!»

En Estados Unidos los autobuses se detienen en paradas establecidas para que el pasaje descienda y no avanzan hasta que la última persona lo haya hecho. No tengo que explicar que acá eso no pasa, ¿cierto?
El truco está en pararse una cuadra y media antes (o recorrerse a tiempo si ya vas de pie), tocar el timbre (o chiflar si éste no sirve) y bajar lo más rápido posible antes de salir volando por el arrancón.

Antes muerta que sencilla

Mujeres: neta, llévense unos tenis en su bolsa y quítense los tacones para andar en la Ciudad de México. En mi otra columna muchas bellas damas me decían que yo estoy loco, que los tacones son obligatorios en la chamba. Y no lo dudo. Pero saliendo no está prohibido cambiarse, ¿o sí?

Rellenito de amor

Si eres gordo o gorda…neta ya no cabes en la combie. Aunque aquí es más culpa del conductor que a fuerza quiere meter a 17 personas en su camioneta. Pero si sabes que estás ancho de caderas, ya no intentes sentarte, mejor espera a la otra.

La «es que ayer hice un buen de ejercicio»

Debería de existir una ley en la Constitución que prohibiera a la gente tomar un camión para avanzar dos o tres cuadras. ¿De verdad? Y luego me da risa escuchar a algunos de esos compas gritándole a los futbolistas porque no corren en los partidos de la Selección.

El «me gusta perrear bien recio»

No me importa si te gusta el reggaeton, la banda, el metal post-hardcore-apocalíptico o Emmanuel, sólo te suplico que te compres unos audífonos de esos de 20 morlacos. No queremos tu música a todo volumen, de verdad.

Reunión de amigos en el metro DF


Cartera floja 

Nunca en la vida se te ocurra traer la billetera en la bolsa trasera del pantalón. Sobre todo en horas pico en el metrobús, es básico que te bolseen y se lleven la quincena con la que te ibas a llevar a comer tacos al pastor a tu novia… Siempre se mete en la bolsa de adelante o en la mochila.

El Whatsapp ambulante o «¡¿MI TELÉFONO?¡ ¿QUIÉN AGARRÓ MI TELÉFONO?!»

Por último, pero no por eso menos ridículo, el famoso ser humano que trae el celular en mano cuando está a punto de subir a Pantitlán a las 6pm… no necesito decir mucho al respecto.

Si te sentiste identificado con alguno de estos puntos, déjanos un comentario en la parte de abajo y comparte, para que tus amigos quintos en esto de andar por la ciudad se enteren lo que NO deben de hacer.

 

 



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario