Amor, dolor y alcohol: Chavela Vargas en Ambulante

Chavela es un clavado a la vida de la mujer más importante para México en el siglo XX. Cantante y figura clave de la música popular, Isabel Vargas Lizano, se desdobla en sus propias palabras y recuerdos, así como de aquellos más cercanos a ella. El viaje resulta sórdido a la vez que festivo e inspirador.

Amor, dolor y alcohol: Chavela Vargas en Ambulante

La primera lección que se nos deja es la de nacer, hacerse y ser mujer en una sociedad hiper-machista. Ya sea en Costa Rica o en la Ciudad de México, la cual “te hace mujer a chingadazos”. Es codeándose con su gente, hipócrita por naturaleza, que nacen figuras como las de Chavela, para quienes la catarsis, el arte y el alcohol son el único medio por el cual pueden encontrar su lugar en la vida.

Así, ella resulta tal vez la última gran rockstar del siglo (y probablemente de la vida), pues se presenta como alguien directo, férreo y agresivo, pero sobre todo como mujer. Es interesante la obvia yuxtaposición con el discurso y contexto actual, el cual pide a gritos abrir el diálogo en torno a la identidad de género.  

Pues fue la mencionada hipocresía de ese México que castigó a Chavela con dureza, quien entonces decidió que el alcohol podría salvarla. No lo hizo. Tras lo cual sobreviene el amor y entrega de ella a su público (y viceversa) para transformarla en una historia de redención hacia uno mismo. Dejar de castigarse por los errores de la sociedad.

Catherine Gund y Daresha Kyi nos presentan de pies a cabeza a la mujer, la figura e idea en la que se convirtió Chavela Vargas, quien con una mano transgredió los fundamentos del mundo que lo tocó vivir, uno conservador. Esto, mientras con la otra les servía un amargo trago de tequila para llorar a su lado, y así, celebrar la vida.

Esta película se exhibe en la Ciudad de México en el marco de la doceava edición de Ambulante: Gira de Documentales

Dirección:  Catherine Gund y Daresha Kyi
Duración: 90 min
2017



Escritor, estudiante de comunicación. Fan de la vida, los libros, la música y un buen café.


Déjanos un comentario