¡Cállate, pinche NACO!

Instagram


Texto: Eder Bayuelo

Mi amigo Octavio es aficionado al América. Es de esos que ponen veladoras el día de la final y le rezan a la Virgen para que su equipo gane. En Navidad adornó su arbolito con listones amarillos y azules. «Pinche naco»… Así le comentaron una foto hace poco en su muro de Facebook.

En seguida brinqué y escribí que me parece impresionante que una persona con dos gramos de cerebro pueda utilizar esta palabra para referirse a alguien peyorativamente.

Aquí en la capital tenemos asociada la palabra naco con todo tipo de calificativos: indio, mal hablado, guarro, pobre, mal vestido, sucio, albañil, de pueblo, sin cultura, bla, bla, bla.

¿Cómo alguien puede atreverse a medir el nivel de cultura y/o inteligencia de una persona por sus gustos, nivel de estudios o cuánta lana tiene en la cartera? Es decir, si Tavo (que estudia la Universidad conmigo) avienta la chela en el Estadio Azteca porque el América metió un gol, pero en la noche llega a leer sobre las Teorías Contemporáneas de la Comunicación… ¿sigue siendo un naco?

La semana pasada escribí sobre un tema muy delicado en nuestra cultura tan latinoamericana (ésa en la que vivir con mamá gallina hasta los 40 no está tan mal). Usé palabras como pene, vagina, nalgas o porno. Muchas chicas me llamaron naco, guarro y pelado por Twitter (sígueme como @eder_bay). Supongo que a sus vaginas les llaman panocha, puchapantunfla o algo por el estilo. A mí me enseñaron que las cosas tienen un nombre para llamarlas y eso, amigas mías, no te convierte en un naco.

Regresando al tema, normalmente las personas que usan la palabra naco, son las llamadas fresas -tema igual de ridículo para tratar en otra columna-. Todos tenemos claro en la mente el recuerdo de una voz aguda y con la papa en la boca diciendo «Pinche naco, goeee».

¿Porqué escuchar a Julión Álvarez o a Plan B debe ser considerado naco? ¡Es música! Les cuento un secreto: la banda, la cumbia y la norteña tienen las mismas 7 notas musicales que las sinfonías de Mozart y Chopin, sólo que están acomodadas en diferente orden. No puedes valorar menos a una persona  sólo por que escucha a El Komander y tú a David Guetta. Simple.

¿Porqué tomarte la caguama directo de la botella o reírte en voz alta en el camión es naco? ¿Porqué ir escuchando corridos en la camioneta es naco? ¿Porqué utilizar expresiones coloquiales es naco? ¿Porqué ponerle luces neón a un Pointer o escuchar la radio en mi Italika a todo volumen es naco? ¿Porqué?

Como diría el buen Benito Juárez, «El respeto al derecho ajeno es la paz». Así que cuando quieras criticar a alguien por la música que oye, su forma de vestir, actuar, pensar, opinar, reír, comer o hasta por dónde vive, mejor cállate, pinche naco y escucha esta canción.

**Sígueme en Twitter y en Instagram. Usa #CapitalinoErrante. Comenta si no estás de acuerdo conmigo, pero recuerda usar buena ortografía, no seas naco**

 



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario