Charlie, Charlie… ¿Are You there? – ¡Asústame panteón!

Porque no nos podíamos quedar abajo del tren, aquí en Capitalino Errante les traemos una historia que los va a espantar –o los hará reír-. “El juego del  demonio Charlie”, tituló en primera página el periódico Desde la fe -te lo regalan los domingos saliendo de misa-.

Bueno, la nota dice que al momento de jugar Charlie, Charlie, se abre otra dimensión e invocas a algún demonio, aunque también menciona que los lápices se mueven gracias a las leyes de la física.

Algo curioso porque desde tiempos inmemorables, nuestros papás jugaban algo parecido, pero era con un libro y listón, aunque invocabas a Cleo. Es lo mismo si juegas la Ouija u otra cosa de ésas.

 

Charlie en ¡Asústame panteón!.

Charlie en ¡Asústame panteón!.

Cuando juegas Charlie, Charlie, estás invocando demonios, y esto puede ser cierto. La historia radica en apariciones espectrales o diversos sonidos raros que puedes percibir.

Algunos vecinos han jurado ver apariciones extra-normales en sus casas, después de haber jugado Charlie, Charlie. “Neta, ayer me desperté a las 3 de la mañana, y empecé a escuchar pasos en la azotea –sin albur-, primero estaban caminando como buscando entrar y no manches, no había nadie en mi casa”.

“Desde que jugamos esa madre nos han pasado cosas bien raras. La semana pasada estaba mi tía y yo platicando en el patio [sic.], y de repente me dijo que había visto a una niña chiquita corriendo y que se escondió debajo de la camioneta, pero si en mi casa no hay ninguna niña. Estoy seguro que es porque jugué Charlie, Charlie”. Otro testimonio.

Charlie en ¡Asústame panteón!.

Charlie en ¡Asústame panteón!.

“Ojalá tu hermano no ande jugando esas tonterías. Cuando era chica, jugué con el libro y listón con tu tía Josefina, no me vas a creer pero el libro sí se movía y nos respondió todo lo que le preguntamos, fue la única vez que jugamos. Hace poco que fueron a limpiar –espiritualmente- la casa de tu abuela, ya ves que pasan un buen de cosas raras allá, le dijeron que había un portal abierto en una de las paredes y que también tenía marcada la cara de un demonio. Nos espantamos porque tu tía y yo nos dimos cuenta que era la pared donde habíamos jugado”. Cuenta mi progenitora.

No sabemos si en verdad son demonios, espíritus y fantasmas los que se manifiestan al momento de jugar esos juegos, tampoco podemos decir que cuando pasan algunas cosas sobrenaturales sean gracias a espectros, sólo entendemos que pueden existir cosas “malas” como “buenas”, irreales o muy reales, normales o extra-normales.

Hagan llegar sus comentarios si han tenido alguna experiencia extraña o sobrenatural, nos encantaría conocerlas.

Charlie en ¡Asústame panteón!.

Charlie en ¡Asústame panteón!.



Comunicólogo FES Acatlán, Marketing Digital, fútbol y según escritor.


Déjanos un comentario