Dos Proyectos Mexicanos- Música

Por Gustavo Azem / @TavoAzem

Goodbye Sailor

Hace cinco años organicé un festival de rock con varias agrupaciones nuevas y donde un cuarteto de punk rock llamó mi atención por su peculiar manera de interpretar una canción de Timbiriche. Tiempo después  supe que tres miembros de aquella banda fundaron Goodbye Sailor y junto a otros grupos del género comienzan a ganarse un lugar en la industria a través de la independencia y  el uso de las plataformas digitales.

La alineación actual se formó en el 2013 con Sandra Sandoval en la voz y los sintetizadores, Francisco Mellado y Daniel Guerrero en las guitarras, Nadir Alcántara encargado del bajo y Ricardo Ruedas como baterista del proyecto. En ese mismo año se encerraron en El Corral Estudio para grabar su primer EP “GBS”, del cual se desprendió el sencillo “Fantasmas”, mismo que fue incluido en “El Gallo”: un compilado de su casa discográfica.

En el 2014 participaron en el concurso del festival Envol Et Macadam -donde el premio era ser parte del evento con sede en Quebec, Canadá- y gracias a la canción “Touristes” lograron el primer puesto. Este triunfo quedará para la historia en el video del tema “En un día”, también adjunto en su primer material.

Solar Zalavia

Buscando en el Facebook a mis amigos de la primaría me encontré con que uno de ellos es el baterista de Solar Zalavia: banda de hardcore que se encuentra un poco rezagada a pesar de ser uno de los mejores exponentes del género en la escena nacional.

Este cuarteto se fundó en 2009 cerca de Lomas Verdes, Estado de México. Cuatro años después presentaron su primer Ep en colaboración con Soundscape Studios, titulado “Lomas Verdes Blackout Act I”.

De este disco se desprenden los sencillos “Introdouche” –en Colaboración con Omar de la banda TX-MSS- y “Mr. Well, Miss Understood”. Los temas “Dimwitfreud’s Rough Mix”, “Homo Sapiens Suit” y “Alka-Aussetzer” completan el material.

Su sonido va del hardcore al metal e incluso pasa por la salsa. Se caracterizan  por ser poderosos, con piezas bien estructuradas, solos y riffs ejecutados a la perfección, así como tamborazos que le otorgan potencia a las melodías y  un par de voces bien acopladas.

Escúchenlos, valen la pena. Habría que poner toda nuestra atención en ellos y esperar el “Lomas Verdes Blackout Act II”.

 
 



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario