El Amor a la Nada- La Casa De Asterión

Eduardo Ángeles / @asterion25 / eduardoangeles@capitalinoerrante.com

 

Allá en un tiempo, allá en un espacio, un planeta diría yo, lejano, tardío, me encontraba, ¿siendo quien soy ahora? ¿Siendo quien eres ahora? ¿Siendo quien fuimos allá? No lo recuerdo, y si lo hago, sí me importa, pero no quiero que lo sepas.

La verdad es que para amar no se necesita de cordura, no hablamos de razón, ¿o sí? La razón es que te amo sin cordura, ¿o como un cuerdo? Como sea, pero eso sí, si necesito una razón, esa serás tú.

Porque cuando las estrellas florecen y las flores se estrellan en tu piel, yo, el más solo de los forasteros, quien encarna día y noche el amor por verte caminar las calles, subir y bajar, reír y llorar; yo, el velo transparente frente a tus ojos, te deseo más que a nada, muerto por desvanecerme dentro de esa elocuencia fugaz y ese calor oculto que quema cual mil soles cuando te miro; y sabemos que no hay verdad más clara ni frágil que la de tus lágrimas al romperse contra el suelo o la de mis manos temblorosas.

Y si aún te preguntas cómo paso mis días, la respuesta es simple: sin ti. Porque como el más vacío de los ajenos me paso la vida viéndote, a tus felicidades y quereres, en esta ciudad, poblada, sin significar nada más que tus pasos, sin llevarme a ningún lado más que a tus ocasos y con suerte a tu regazo, donde aquellos ojos luminosos me reciben gentilmente y con razón, son como un hogar, en donde siento el calor de las habitaciones que has abandonado para estar viéndome y adentrarme, darme mi turno.

Pues ya he esperado demasiado a que el amor corresponda, a quien dice merecerlo y cree desearlo, a quien habla con ganas sobre aquello y esto sin saber qué tanta verdad tenga, qué tanto de este amor exista y le corresponda, quizá nada, quizá mucho ¿qué importa? ¿No acaso eso es lo bello? La subjetividad. ¿Te quiero como creo mereces, pero tú a mí como crees merezco? No. Te quiero como quiero y puedo quererte queriendo que me quieras como quiero.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario