Feliz cumple, Torre Latino

La mole de acero cumple hoy 60 años.

La torre conocida por los chilangos como “La Latino”, fue el primer rascacielos en el mundo en construirse en una peligrosa zona sísmica, lo que representó un verdadero reto para la arquitectura e ingeniería.La construcción de lo que por varios años fuera el edificio más grande de la Ciudad de México y América Latina, se inició en 1948 y concluyó en 1956. Gobernaba entonces Adolfo Ruíz Cortines y el rascacielos coronaba la política del desarrollo económico, un periodo que abría las puertas a la modernidad y a la estabilidad económica y social.

Por Verónica Camacho

El diseño de la torre fue realizado por el arquitecto yucateco Augusto H. Álvarez quien se inspiró  en el Empire State y fue el primero en el mundo en presentar una fachada de vidrio y aluminio. El edificio cuenta con una altura de 181 metros, 44 pisos y una antena de 54 metros que hoy día es utilizada por la emisora Radio Fórmula y puede soportar vientos de más de 96 kilómetros por hora. Cuenta con 916 escalones y ha sido escenario para realizar carreras verticales y ha sido marco para la filmación de varias películas.

Se dice que durante la excavación se encontraron vestigios que indicaron que allí se ubicaban los jardines de Moctezuma. Esto no ha sido comprobado, lo cierto es que el terreno que hoy ocupa la torre existió el convento de San Franciso del que hoy solo queda el templo que se ubica al lado de la mole de acero.

La Torre Latinoamericana tiene una vista privilegiada: desde el mirador puede apreciarse la magnificencia de la ciudad. A sesenta años, este viejo edificio es se convirtió en un  icono de la modernidad a pesar de los nuevos rascacielos que dominan hoy día el paisaje de la ciudad porque ningún otro comparte espacio con otras edificaciones de valor histórico como el Palacio de Bellas Artes, el edificio del Banco de México y el Palacio Postal que lo mira de reojo.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario