Fútbol: el peor de los shows

Me gusta el fútbol y, según el rating de la televisión abierta, no soy el único. Me gusta practicarlo, me emociono cuando mi amigo Edmundo levanta la pelota y puedo rematarla de cabeza. Me gusta ver buen fútbol y cuando veo a los chamacos de mi colonia “echar la reta” me pongo a pensar.

 aficion

Por Fernando Vixtha

¿Por qué nos gusta este juego? ¿Lo elegimos o, como muchas otras cosas, nos lo impusieron? No nacemos sabiendo caminar ni hablar, aprendemos por imitación. Lo mismo con el fut, le vamos al equipo que le va nuestro papá. Pero antes de eso, ¿por qué este deporte? ¿qué tiene él que no tenga yo? Pregunta el béisbol, el tennis, basquetbol, golf, voleibol, americano, atletismo, rugby y muchos otros deportes que hemos dejado en la friendzone.

La respuesta es que tiene más publicidad, más canales. La respuesta es que no vemos fut porque nos guste, es que no tenemos otra opción. Cada fin de semana, los miércoles y jueves de doble jornada, cada torneo internacional, clausura y apertura, cada cuatro años. ¿Han visto en horario estelar algún otro deporte que no sea el balompié (balompié, quién habla así, todo sea por no repetir palabras)? Además del super bowl (una vez al año) y el box (una vez a la semana), ningún otro deporte tiene tanto espacio en televisión como el fútbol. Así que sólo tenemos de dos en tele abierta: ver los pésimos partidos de la liga mx o, peor aún, ver programas como sabadazo. Adivinen cuál gana.

i_zocalo_aficion_576x324

No lo vean, practíquenlo

Me gusta el fútbol, un chingo. He estado en varios equipos, he jugado en pasto, alfombra, cemento, tierra, lodo. En cada partido hago mínimo un túnel y mi reta siempre tarda en salir. Me gusta el fut pero hace tiempo que no lo veo si no es por casualidad, porque en el lugar en el que estoy comiendo ven los juegos de la selección o porque tengo ganas de reírme. Prefiero leer o escribir; salir a jugar, ¿se han dado cuenta que quienes más critican a los jugadores son personas que nunca han jugado un partido?; prefiero comer con la tele apagada y platicar; prefiero coger, esto más que todo lo anterior.

La razón es simple, no lo veo porque es un show que no me ofrece nada. Díganme un deporte que pueda quedar cero por cero, en donde el aficionado no sea recompensado por lo que ya pagó. Claro, otros encuentros pueden terminar en empate pero nunca sin emociones. En todos los demás siempre hay tantos, encestes, touchdowns, carreras, puntos, hits, etc. Pero el único que nunca es seguro que asista es el gol.

Hay que dejar de ver fútbol. ¿Andarían con alguien a quien no pueden besar? ¿Trabajarían sin que les pagaran? Para ver un partido tenemos que gastar tiempo sin que estemos seguros de que se nos retribuirá algo. Tres horas después seguimos siendo los mismos, pero con las nalgas más chatas y la cabeza llena de comerciales.

Si dejamos de ver fútbol obligamos a que exista una mayor diversidad de contenido en los medios y que si van a transmitir partidos sean de alta calidad, no un México cero a cero contra Guatemala. Tenemos que aprender a invertir nuestro tiempo, que es incluso más valioso que el dinero.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario