Gondwana en Carpa Astros

La Carpa Astros no se llenó, pero sí albergó a una gran cantidad de fanáticos del reggae -mariguanos, pa’ pronto- junto a varios hipsters de barbas tengas y con ellas te entretengas, lentes de pasta, camisa a cuadros y morras con inexplicables vestidos largos , casi de noche; adolescentes que sólo piensan en fumar algún día la yerba mala, rucos del chopo con pijamas chistosas (¿si son pijamas, verdad?), rastas y gorros tejidos a mano por sus abuelitas para presenciar un espectáculo más de Gondwana.

Por Gustavo Azem

Fotografía: Gustavo Azem y Daniela Vargas

Antidoping comenzó el desastre y los gritos de orgasmatrónicos -de esos que tu morra finge de vez en vez- con las canciones “Sal a Caminar”, “Juego a Muerte”, “Los Niños de Jah”, “Medicina”, “Whatta Life” y varios más que la verdad, la neta, no me sé. La gente, conocedora, localista y buena onda, ovacionaron con chillidos, aplausos y pataleadas a sus compatriotas. El jale no se hizo esperar, pues el humo que da risa atascó el Circo Atayde Hermanos en corto.

Vocalista de Antidoping

Vocalista de Antidoping

Baterista de Antidoping

Baterista de Antidoping

Un pequeño intermedio sirvió para orinar, comer perros calientes de 70 pesitos -con papas, claro- o comprar más cerveza, whisky, vodka, etcétera. Unos paseaban a sus bebés por ahí, otros se agasajaban con sus parejas y los chavitos con sus papás se acomodaron pacientes en las mesitas de madera que instalaron fuera de la carpa.

El segundo viaje astral con papel de arroz inició con “Antonia” en voz de MC Jona, el nuevo vocalista de Gondwana. El siguiente par de canciones les dieron una bienvenida hostil, pues la guitarra no quería sonar, se puso sus moños. Una vez que agarró la onda el equipo técnico (luego de tres cables, varios ruidarajos raros y el cólera del chileno encargado de rasgar la lira) el concierto siguió sin contratiempos.

3

MC Jona, nuevo vocalista de Gondwana

Las más coreadas, esas que si hiciéramos una encuesta encabezada por Mientofsky hubieran resultado las que más brazos levantaron al aire y más gargantas dejaron para la basura fueron “Dulce amor”, “Piénsame”, “Lluvia” y “Aire”, también predecesoras del segmento “Clásicas de ayer hoy y siempre” inaugurada por “Verde, amarillo y rojo”, seguida de los himnos “Armonía de amor”, “Sentimiento original” y “Dime”.

En algún punto de la tocada, luego de interpretar “Dulce amor”, se anunció la interrupción de toda actividad musical para que un camarada enamorado ofreciera matrimonio y vida eterna a una morra. Confieso que pedí a todos los dioses y creadores del universo presenciar un osazo parecido a los que circulan en redes sociales, pero no funcionó: ¡Aceptó el compromiso!

Cuando la noche moribunda exigía el final del show vinieron los grandes clichés onda “México es el mejor público del mundo”, “Son como nuestra segunda casa” entre otros, para luego finalizar la primera parada de su gira con las piezas “Nadie como tú, “Piénsame”“Nuestros sueños”, “Mi princesa”, “Aire de Jah”, “Yo no quiero ir a la guerra” y “Could you be loved” -homenaje al extinto Bob Marley, leyenda del reggae en américa latina- junto a Jacobo de Antidoping, quien no dudo en rolar el toque.

8

Nelson López, guitarrista

6

I-Locks Labbe, bajista

1

Keno Valenzuela, teclados

 



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario