Hasta el próximo encuentro – Cobertura especial

[flickr_set id=”72157648035791767″]

Sergio Romero / @sr24_182 / sergioromero@capitalinoerrante.com

Fotos: Eder Bayuelo

El “Tercer Encuentro De Lectura En Voz Alta” se despidió entre rifas de libros, lámparas, entregas de reconocimientos, dos bandas de rock y los infaltables aplausos.

Santa Leyenda Bar, ubicado afuera del metrobús Nuevo Leon, atestiguó la clausura de un proyecto conformado esencialmente por jóvenes amantes del teatro, la literatura y la cultura en general.

Al evento, asistieron proyectos involucrados en la creación y logística como Cíngulo, Zoom In y Pepe´s Eco Diseño, quienes agradecieron la creación de este tipo de espacios, que permiten el desarrollo y propagación de diversos movimientos artísticos.

Entre máscaras de luchadores, cerveza artesanal y un ring, se llevó a cabo la rifa de regalos y la entrega de reconocimientos a todos aquellos que participaron en la lectura de cuentos en voz alta, aunque muchos premios no fueron entregados, pues a pesar del lleno en el bar, varios de los participantes no se presentaron.

La colaboración de bandas como Millow y Los Cortés, sirvió para redondear una noche planeada con antelación, que marca el final de una entrega, pero el comienzo de un futuro trabajo, que se llevará a cabo el próximo año.

Fue todo el mes lo que duró este encuentro, que desde hace tres años fomenta el intercambio de datos entre artistas y medios de comunicación independientes, que aprovecharon la ocasión para platicar un poco sobre sus diferentes trabajos e ideologías.

Apoyados por Ka´ Teatro y Centro Cultural el Foco –encargado de proveer los libros-, las palabras estuvieron en boca de todos durante el mes de septiembre, gracias a cuentacuentos y demás personas que dieron vida a los diversos textos que se encontraban en el programa, tales como Las batallas en el desierto, La Odisea del Principito y Nadie se Muere de Amor.

Organizada principalmente por Moisés Gómez, Idaid Licona y Oliver Miranda, este proyecto comienza a consolidarse no solamente como uno de los mayores promotores de la cultura, buscando incentivar el hábito de la lectura en el mexicano, sino también en un importante semillero de artistas que encuentran sus primeras oportunidades de ser observados, gracias a este tipo de eventos.

Moisés Gómez, encargado de la compañía Ka’ Teatro, brindó una entrevista para Capitalino Errante, donde declaró, entre otras cosas, los planes a futuro que ya rondan en su cabeza para el próximo año.

 

 

¿Cuáles han sido los cambios que has notado durante los tres encuentros organizados hasta ahora?

La idea original del encuentro como tal, surgió en el Centro Cultural El Foco, con la compañía de teatro de El árbol, y conmigo. La realidad es que el primer año nunca le dimos la continuidad adecuada. Sí, tuvimos muchas actividades, muchas de ellas funcionaron, fue nuestro primer experimento, dado que nos dedicamos más al teatro, no tanto a fomentar lectura. El segundo año se trató otra modalidad a cargo de otros chavos; este año lo retomo yo, con la intención de hacerlo más grande y realmente ya darle un lugar no sólo en el foro, sino una mayor presencia a las actividades que hay dentro del encuentro, prácticamente es como si hubiéramos empezado de cero otra vez, aunque sea el tercer año.

¿Ya tienes algo en mente para el próximo año?

Sí, ahorita estamos viendo la posibilidad de poder hacerlo itinerante, en varios espacios durante el mes, o inclusive reducir el tiempo, no lo sé. Algo que sí tenemos claro es que queremos que no sólo esté en El Foco; la otra es también ir armando ciertas sesiones de lectura en diferentes etapas, aunque sean muy pequeñas, pero que siga activo el encuentro.

¿Cuánto tiempo te toma toda la preparación para el evento?

La convocatoria de este año fue diferente a la de los otros dos, la lanzamos en mayo, todo lo hicimos mediante la web; le dimos mucha fuerza para que estuviera junio y julio, revisamos todo lo que nos llegaba, antes de agosto fue ver a todos los que querían participar, hacerles entrevistas en fines de semana, entonces la “pre” fue alrededor de 4 meses, para un mes de encuentro, Ahorita es la clausura, pero se viene la revisión de todo lo que tuvo más afluencia, que actividad tuvo mejor resultado, para ver que tipo de actividades se integrarían para el siguiente año. La idea es, si lo vamos a hacer itinerante, armar con todo lo que se juntó de material, una carpeta bien estructurada. Queremos empezarlo a trabajar en noviembre, darnos el tiempo de descansar tantito, pero empezar a elaborarlo y generar convenios desde enero para que empiece en septiembre.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad que has enfrentado, para hacer esto posible?

Creo que si no existieran los medios electrónicos, la mayor dificultad sería hacerlo visible, ya que de entrada, el país está saturado de basura publicitaria y realmente no contábamos con ningún presupuesto, iniciamos en cero y prácticamente vamos a terminar en cero (risas), porque todas las actividades fueron entrada libre. Fue una iniciativa, primero de El Foco y de un servidor, a partir de una compañía de teatro que tengo, que se llama el Ka’ Teatro; fue invitar a más personas a colaborar, intercambio de publicidad y de vínculo, prácticamente fue por amor a lo que hacemos, consideramos que todo trabajo tiene que llevar un proceso de picar piedra y a fuerza tienes que empezar de cero.

Hablando de picar piedra, este proyecto ayuda a muchos artistas y medios independientes a hacerse notar.  ¿Cómo crees que éstos pueden competir contra aquellos que ya están bien establecidos?

Es muy complicado ya que lamentablemente somos una sociedad consumista. Comencemos por quitar ese consumismo en nosotros, para seguir con todos los que nos rodean. Creo que la forma en que podemos competir es entregando algo de calidad; la sociedad está muy acostumbrada a recibir un Platanito Show, unas lavanderas, cosas de ese tipo, que lejos de hacerte reflexionar, simplemente te divierten, que considero que también es una parte importante para nuestra sociedad; pero creo que todas las artes, llámense del modo que se llamen, son un medio de expresión y su labor principal es reconectar al individuo con lo que es primordial para él, desde el hecho de sentir, de llorar, de gritar, de lo que sea, pero es conectar a la gente. Creo que el reto más importante es entregar cosas de calidad y no venderlas.

¿Cómo crees que tu proyecto está ayudando a mejorar la calidad cultural de nuestro país?

De  entrada, creo que ayudamos en el sentido de no seguir el mismo esquema. La otra es dar oportunidad, nuestro mismo lema lo retrata muy bien: “las palabras en boca de todos”. Bastante literal; no nos interesa si tiene estudios como escritor, si ya es uno consumado, si se le ocurre escribir en el Facebook y dice “yo quiero leer” lo que escribo, no importa, la idea es comunicar, entonces lo que provoca el encuentro es comunicación entre individuos y creo que es algo que se pierde inclusive por medio de las redes, es comunicar uno a uno.

¿Qué es lo que te mueve a organizar este tipo de provectos y cuál es su importancia?

Lo que me mueve, es que me gusta. Considero que la mejor manera de dejar huella no es que todo mundo te conozca. Todo mundo vamos dejando huella en los que nos rodean y el chiste es impactar de la mejor manera. Si por medio de lo que estoy generando puedo ayudar a escritores, a revistas, que indirectamente se ven beneficiados de la idea que se obtuvo, yo estoy bien servido, evidentemente buscamos la retribución en algún momento, pero considero que la mayor retribución es poder conectarme con más personas, comunicar y ayudar a los demás






La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario