Kinky en Vive Latino 2017

Kinky arrivó al escenario Vive Latino en punto de las 11:00 horas. Cuando proyectaron su nombre en las pantallas retumbó un grito feroz en el pavimento, al tiempo que se llenaba hasta más no poder el angosto espacio destinado a esas tarimas.

Kinky. Vive Latino 2017.

“Buenas noches, mi gente”, gritó Gil Cerezos, vocalista de la banda norteña, para comenzar a todo volumen con “Desaparecer” y “Presidente”. Hasta entonces pudimos notas el juego de pantallas móviles que guardaron proyecciones alusivas durante toda la tocada. La mejor producción escénica y diseño de imagen fue, sin duda, para ellos.

Luego vinieron los clásicos “Soun Tha mi primer amor”, “Coqueta” y “Marcha atrás”. ¡Poooooooots, la cosa se prendió! Cada cuerpo obedeció a sus propios instintos, pues algunos saltaron, otros gritaron desesperadamente y la mayoría, claro, sacó su mejor zapateado para farolear. ¿Cansancio? No había, no existía.

También estrenaron un trío de piezas que formarán parte de su siguiente disco en el estudio. “Te vas” ya la conocíamos: el vídeo con Ana Claudia Talancón pegó durísimo. Las otras me parecieron sensuales. Algo muy apegado a su estilo electrónico-romanticón. Mariel Mariel colaboró en una.

Con toda la noche por delante y la atención del público puesta en cada paso, palabra o acción de los músicos, no les quedó de otra mas que echarse sin parar la muy fitness “Ejercicio #16”, seguida por “¿Cuál quiere que le cante?”, “Más” y “bailar hasta quemarnos”. La cosa funcionó. No existió momento de tranquilidad.

La majestuosa huida, como podría imaginarlo cualquier mortal con un poquito de cultura ‘Kinkyana’, se hizo al ritmo de “¿A dónde van los muertos?”. Gil: agradecido, enamorado de su público. Pliego Villarrreal: incontrolable en todo momento. Ulises: ecuánime, pero feliz. Carlos: enigmático, tieso, inmóvil. Omar: Prendidísimo, sudoroso, clavado. El público: en trance, en su nirvana. Los aplausos, la ovación: bellos, monstruosos, merecidos.

“Nos despedimos con esta, pero regresamos siempre. Sólo es el inicio de la gira Kinky 2017”, sentenció el frontman para luego terminar las actividades y echar la selfie: cava que ya se ha convertido en un ritual sagrado.

ASÍ LO VIVIERON LOS FANÁTICOS:

https://twitter.com/ElTalCharli/status/843344055346085888

https://twitter.com/SueHidalgo/status/843353158210400256



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario