La Lupita y La Castañeda en Parque Naucalli

Acompañados de sus parejas y vestidos con playeras alusivas (de esas que se usaban en 1998), 2 mil chavorrucos abarrotaron el Foro Felipe Villanueva del Parque Naucalli la noche del viernes 10 de marzo para presenciar el concierto que La Lupita, La Castañeda y Cuca tenían preparado.

Por Gustavo Azem.

La Lupita. Foro Felipe Villanueva.  Fotografía: Gustavo Azem.

Héctor Quijada. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

La Lupita entró primero al quite en punto de las 20:30 horas. La zona general estaba llena, pero las butacas lucían desiertas hasta que los primeros acordes de “Gavilán o Paloma” emanaron de las bocinas.

Después la ovación: 3 minutos de aplausos, gritos, rechiflas y buena vibra. La gente los admira como a ninguna otra banda por su pasado sateluco. “Nosotros empezamos nuestro rock por acá como muchas otras agrupaciones”, contó Rosa: invitada especial durante toda su gira de festejo por XXV años de carrera musical.

Durante 1 hora y media echaron varios clásicos como “Batalla”, “Me cae”, “Jajaja” o “Supersónico”, pero fue una sorpresa escuchar la voz del respetable con mucha más fuerza durante los temas “Maldito amor” y “Arrójame” del disco Te odio (2012), su más reciente producción de estudio.

La emotiva despedida con agradecimiento de película romántica mexicana conmovió a la mayoría, pero irritó a otros cuantos que gritaban desesperadamente en busca de más rolas, más emociones, más guitarrazos estilo Lino Nava.

Sin más chorrada cerraron el acto con un bailongo suave a ritmo de “Paquita Disco” y unos buenos chingazos acompañados del refrito norteño “Contrabando y Traición”.

La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Héctor Quijada. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Lino Nava. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

La Castañeda subió a las tarimas unos 25 minutos después del último acto. La interminable fila para comprar cerveza se disipó ante su llegada. También los baños se vaciaron como si los órganos encargados del desecho corporal supieran del acto apunto de comenzar e inhibieran todo proceso.

“Aunque no lo crean, nosotros comenzamos a hacer rock aquí en Las Américas junto a muchas otras bandas como las que estamos aquí reunidas. Es un gusto ver el lugar hasta el límite”, dijo Salvador Moreno, vocalista, antes de arrancar con “Lo Demonio” y “El Gusano”.

“Gitano demente”, “La espina”, “Cautivo de la calle” y otros himnos generacionales desfilaron por la concha del Parque Naucalli acompañados de la voz quebrada y los ojos hipnotizados del público que portaba toda clase de parafernalia con el logo de ‘La Casta’.

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

“Mamá, ellos sí me gustas. Quiero tocar el piano”, le dijo un pequeño de aproximadamente 8 años a su madre enfundada en brillante cuero negro durante el mágico inicio del tema “Noches de tu piel”.

Entonces llegó el cierre con “Cenit”. Todos lo sabían, todos lo cantaron, todos lo lloraron, rieron, sufrieron o disfrutaron, pero nadie lo aceptó. Exigieron otra. Hicieron temblar el concreto del Foro con gritos y pataleos. “¿Aguantan una más?”, preguntó ‘Chava’ aunque conocía la respuesta y acompañado del puro bajo se aventó “Transfusión”.

“En medio de tanta contaminación, mi sangre está parada no quiere más circulación. La última gota de luz se apagó. Los ángeles secos me miran diciéndome adiós…”

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.

Salvador Moreno. La Lupita. Foro Felipe Villanueva. Fotografía: Gustavo Azem.



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario