La tortura en tu propio plato

Filete de res

Foto: b-cream.com

 

Imagínate a tu mascota, ese lindo french poodle que parece ovejita, brincando, saltando y jugueteando en tu pecho, ese animalito que duerme contigo y te pide de comer con esos ojitos pizpiretos, ese bebocho peludo que tanto amas y que a falta de hijos, trabajas para mantenerlo a salvo, ese perrhijo que bate su cuerpo cuando lo bañas y te salpica de agua y te pone feliz cuando lo hace. Imagínatelo en un rastro de México siendo colgado de las patas traseras mientras un carnicero le rebana el cuello con un cuchillo exponiendo una herida profunda que emana litros de sangre, el hermoso y simpático french, esa ovejita de algodón, se retuerce del dolor y se asfixia con su propio vomito. El carnicero espera su muerte para cortarlo en pedacitos y dártelo de comer con cebolla y cilantro en tu taquería favorita.

La semana pasada, el portal SinEmbargo publicó un reportaje titulado ‘Puñaladas, golpes, tortura: ONGs graban las escenas de horror en animales de 21 rastros mexicanos’. Las imágenes mostradas por Mercy for Animals Latinoamérica e Igualdad Animal casi me provocan el vómito. En el momento en que escribo estas líneas siento el asco en mi garganta que aprieto para no devolver la mezcla de bilis y algún cacho de animal torturado sobre mi teclado. Al mismo tiempo, me causa indignación e impotencia por no poder resolver este problema con mi propia mano, porque aunque me vuelva esa cosa asquerosa que es ser vegano, la situación de injusticia animal va a seguir existiendo.

A continuación te presento lo que el gobierno de México no quiere que veas, para lo cual te recomiendo abstenerte de darle play si eres susceptible a imágenes grotescas.

 

 

En el reportaje original, la directora de Igualdad Animal México, Dulce Ramírez Islas, señala que en las imágenes recabadas existen varias infracciones a la Ley Federal de Sanidad Animal. Me gustaría recalcar una, la cual creo que es la más importante: muchos de los animales que son sacrificados están plenamente conscientes mientras son apuñalados. Existen protocolos y procedimientos para aturdir a los animales con el objetivo de que no sientan dolor. Sin embargo, en muchos rastros de México, éstas prácticas son mal aplicadas y/o sustituidas con otras mucho más violentas o crueles.

Esto último me lleva a pensar que hay cierta ignorancia o falta de entrenamiento de los carniceros para realizar los sacrificios de manera correcta. Al mismo tiempo, creo que, probablemente hay cierto sadismo y placer psicológico en ejecutar y hacer sufrir a seres vivos pues en todos nosotros hay un lado oscuro y cruel, pero a pesar de ello no todos logramos ser lo suficientemente fríos para llevarlo a cabo. En ese sentido, como no hay ninguna consecuencia legal, me parece que por la manera de hacerlo, ya que hay quienes les dan toques eléctricos en los ojos a los puercos, sin yo saber por qué carajo, algunas personas lo disfrutan en silencio. Espero que no sea así pues también creo que muchos han de sufrir resignados a realizar su trabajo, ignorando las correctas prácticas protocolarias.

 

 

La solución, como dije antes, no creo que sea dejar de comer esos ricos taquitos con salsa de la que no pica o dejar de disfrutar esas grasosas y chorreantes hamburguesas de la esquina. Para corregirlos y exigir una práctica justa en donde los animales sean correctamente aturdidos para que no sientan dolor, se debe dar importancia y recordar continuamente estos temas que pocas veces están en la agenda pública, así como ayudar en la medida y de la manera que uno pueda.

En uno de los videos se dice que “ningún país civilizado debería permitir este abuso hacia los animales”. Ese es el punto clave: éste no es un país civilizado, finge serlo.

 

SI QUIERES FIRMAR LA PETICIÓN PARA ACABAR CON LA CRUELDAD CONTRA LOS ANIMALES, CLIC AQUÍ.

SI DESEAS VER EL REPORTAJE ORIGINAL, CLIC AQUÍ.

 

**Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad del autor y no son necesariamente compartidas por Capitalino Errante**

Sígueme en Twitter:
//



(Ciudad de México, 1993) Estudió Ciencias de la Comunicación. Cursó el Diplomado de Creación Literaria en el Centro Horizontal. Ha colaborado en distintas publicaciones como Prólogo, Palabrerías, A Buen Puerto, Punkroutine. Operación Marte, Revés Online, La Rabia del Axolotl, Liberoamérica y Tierra Adentro.


Déjanos un comentario