La diversión en tiempos de cólera

En estos tiempos donde el dinero es lo único que importa –bien lo sostiene el lírico Mc dinero-,  las personas buscan algo en qué refugiarse; unos van al cine, otros a conciertos, aquellos leen, ustedes en el teatro, ellos hacen ejercicio, nosotros vamos a fiestas y  los demás ven la televisión.

Por: Julio Ramírez.

El pasado día de reyes, recorrí las calles de la Ciudad de México esperando encontrar rostros infantiles iluminados de felicidad por todos los juguetes que les habían traído Melchor, Gaspar y Baltazar, pero me llevé una sorpresa.

Me di cuenta que vivimos en el mundo donde la diversión de chicos y grandes son las afamadas tablets, celulares, computadoras o videojuegos que, hoy en día son lo más importante de la vida, ¿En qué momento nos hicimos dependiente de estos artefactos, está bien que se crean lo de la teoría del medio donde se explica que todas las nuevas tecnologías son extensiones del cuerpo humano pero, no exageren.

Por eso les traemos siete juegos que hace unos 10 años eran la sensación de los niños, donde sólo te preocupaba que tus padres no te dejaran salir o sonara la chicharra que indicaba que el recreo había terminado.

1.- Las escondidillas.

“Salvación por mí” el niño egoísta, “salvación por mí y por todos mis amigos” el salvador de todos. La emoción más grande era cuando tenías que correr hombro a hombro con el que le tocaba encontrar para “salvarte” o “salvar a todos.” Las mejores escondites eran arriba de los árboles y perderte entre los carros.

Diversión en tiempos de cólera

Foto: Centro cultura digital.

2.- Encantados.

Cuando decían; “encantado” era tan molesto esperar a que te “desencantaran” porque tenías que estar en la misma posición, los mismos gestos y hasta contener la respiración todo ese lapso de tiempo.

3.- Stop.

Declaro la guerra en contra de mi peor enemigo que es: “Pon aquí el nombre de tu amigo que era el más distraído.” Era tan interesante hacer los pasos más chicos o más grandes para dar exactamente hasta la posición de tu compañero, y luego escuchar “es que haces trampa, das los pasos bien chiquitos, no mam…”

4.- Quemados.

“Es que avientas la pelota bien duro” cuando te tocaba el turno de lanzar y pegarle al más lento de tus contrincantes. Era muy divertido ver todas las formas que podía tomar el cuerpo humano para esquivar el pelotazo y evitar el “estás quemado.”

La diversión en tiempos de cólera

Foto: Internet.

5.- Policías y ladrones.

Esos días en que podíamos usar las bicicletas, avalanchas, patines y patinetas como patrullas, palos de madera o botellas de plástico como armas para detener a los ladrones. Por otro lado, los criminales teníamos todo tipo de artimañas para defendernos y evitar ser capturados –como el Chapo-, desde pequeños frutos que servían como granadas hasta tubos te metal para pelear cuerpo a cuerpo con los corruptos policías.

La diversión en tiempos de cóleta

Foto: Internet

6.- Carreras.

El que tenía la ventaja era el de la bicicleta, pero la adrenalina que sentías al aventarte en una bajada y te saltabas los topes –cuando no existía el nuevo reglamento de tránsito- que al final te caías, chocabas o te metías debajo de un carro, digo, nunca me pasó pero me han contado. No importaba quién ganaba, lo valioso eran todos los momentos felices, castigos y regaños que jamás se borrarán de la memoria.

7.- Jugar fútbol.

El deporte más hermoso del mundo, el que te hacía llorar porque perdías contra los de la otra cuadra y tenías que pagar los refrescos o lalitas. El momento más tenso del día era cuando tus amigos gritaban y tocaban a la puerta para pedirle permiso a tus papás que te dejaran salir.

Los sueños e ilusiones de todos al decir que eran tal o cual jugador, nuestros héroes, lo único que pensábamos era meter gol y jugar hasta que ya no se viera nada. Cuando gritaban que había reta al gol o los dos goles, también las veces que el clima era pésimo y empezaba a llover pero, para todos era un regalo caído del cielo –literal-. Los momentos más emocionantes y lindos de toda infancia.

Está bien que se la pasen la mayor parte del día metidos en sus aparatos, pero estaría perfecto que se tomaran unos momentos para respirar aire fresco y divertirse con lo más sencillo, que no te cuesta nada de dinero, solamente te debes conseguir un grupo de amigos y listo.

El deporte más hermoso del mundo

Foto: Internet



Comunicólogo FES Acatlán, Marketing Digital, fútbol y según escritor.


Déjanos un comentario