Línea 2, línea azul – Diarios de Ciudad

 

Eder Bayuelo / @eder_bay Twitter / @ederbay INSTAGRAM /ederbayuelo@capitalinoerrante.com

Y continuando con la guía de todas las estaciones del metro, hoy nos toca hablar de la línea 2.

Un recorrido normal de terminal a terminal no debería de llevarte más de 45 minutos. Este ramaje es la columna vertebral del metro del DF, porque corre de poniente a sur, conecta con seis líneas y da la vuelta en el mero Centro Histórico, donde hay muchas historias qué contar… empecemos.

Toreo

La terminal de Cuatro Caminos es otra estación que nadie conoce por su verdadero nombre, sino como metro Toreo, en referencia a la ‘bola’ que hasta hace unos cuantos años dividía el Periférico Norte del Centro. De hecho la mayoría de la gente que llega aquí viene del Estado de México y ningún camión dice Cuatro Caminos, todos dicen metro Toreo.

No hay nada qué ver alrededor -si acaso el Panteón Sanctorum, que se hizo famoso en el libro de Cañitas-, pero es la vía de escape a todo el norte de la Ciudad de México, que básicamente son los municipios de Cuautitlán Izcalli, Tultitlán, Coacalco, Cuautitlán, Naucalpan, Atizapán y Tlalnepantla. También Huixquilucan, más al poniente. El lugar famoso más cercano son las Torres de Satélite.

Hay historias de que hay una estación oculta entre Toreo y la base militar que está sobre Avenida Conscripto, para el caso de que exista alguna emergencia nacional, el ejército pueda llegar rápido al Zócalo.

Metro Panteones le debe su nombre a los cementerios ubicados en la parte alta. Si algún día estás dentro de la estación a eso de las 8pm, no te espantes si escuchas un ruido como de explosión: es el azotón de la reja del panteón principal.

Tacuba es otro de esos transbordos dificilísimos por las mañanas y por las tardes, a veces es imposible entrar o salir. Afuera no es recomendable caminar a solas, el Mercado de Tacuba no es muy amable con los visitantes no frecuentes.

Cuitláhuac no tiene mucho atractivo por fuera, ni por dentro. Popotla está frente al Árbol de la Noche Triste, donde Hernán Cortés se sentó a llorar después de que los aztecas lo derrotaran -sí, ese que se incendió hace algunos años-. Sin embargo hay teorías de que el verdadero árbol está resguardado en el Campo Militar cercano a Tacubaya. Habrá que indagar.

Colegio Militar tiene alrededor una de las colonias más lindas del DF, además del complejo que posee el ejército para entrenar a sus cadetes.

Skatepark

Normal, San Cosme y Revolución se encuentran en la Ribera de San Cosme, la primera avenida que existió en la Ciudad de México. Puedes encontrar la escuela Normal de Maestros muy cerca del Casco de Santo Tomás, donde nació el IPN, el Mercado del Dibujante a unas cuantas cuadras, la plaza Galerías, el skatepark debajo de Circuito Interior, el abandonado Cine Ópera, el Monumento a la Revolución y un largo etcétera muy difícil de nombrar aquí. Tienes que bajarte a conocer. Nota: Aguas por las noches cerca de metro Revolución; toda la avenida desde el metro hasta la Delegación Cuauhtémoc se lleva de travestis y prostitutas, por lo que sus chulos andan rondando. No te metas con sus ‘propiedades’.

Hidalgo es esa parada a la que no quieres llegar nunca. Subirte al tren es toda una aventura, además de que huele bastante mal y la dirección Indios Verdes es sumamente compleja. Sólo la utilizas si eres un pro de la Ciudad –checa esta entrada de Julio, si no me crees-.

En el transbordo están las famosas Marinas de Hidalgo, que hoy cuestan 15 pesos y tienen variedad, desde atún hasta jamón; son legendarias, nadie sabe cuándo nacieron, pero mis papás comían ahí cuando iban en la vocacional, así que ya llevan un buen rato.

Por fuera está la Alameda Central y Avenida Reforma. No te recomiendo mucho caminar por ahí en las noches. También se encuentra el memorial al Hotel Regis, que se cayó en el terremoto del ’85.

La siguiente parada es Bellas Artes. No tengo duda: es las estación más utilizada como punto de reunión para los capitalinos de a pie. “Te veo en Bellas Artes” es la frase que seguramente te va a decir quien te esté ligando, en algún momento de la vida. Obviamente por fuera está el Palacio de Bellas Artes, obra mágica que nosotros ya casi ni pelamos, pero los visitantes quedan maravillados con ella. Cerca también está el Teatro Hidalgo y el otro lado de la Alameda. La Torre Latino está en contraesquina y también puedes encontrar casi todas las librerías que necesites en Avenida Juárez.

Es bastante complicado nombrar toooodo lo que está alrededor del Palacio. Insisto, tienes que ir a conocer.

Palacio -cárcel- Nacional

Las dos siguientes estaciones son Allende y Zócalo. Aguas en la primera, ya que no puedes cambiar de vía subiendo unas escaleras. Si tú ibas para Toreo y estás en la dirección Tasqueña, sólo te queda salir a la calle y volver a pagar tu boleto o subirte al tren, bajarte en la siguiente estación, cambiar de lado y regresar. Mejor fíjate.

El metro Zócalo es de los que más se cierran durante el año, debido a los cientos de manifestaciones que se realizan en la Ciudad, mismas que impiden el acceso a la estación. Adentro hay muchos libros de viejo, que te recomiendo ir a echar el ojo -le llaman el Pasaje Zócalo/Pino Suárez-. Por fuera está la plancha del Zócalo, el Palacio Nacional -que curiosamente iba a ser una cárcel en Perú, pero los españoles confundieron los planos-, la Catedral Metropolitana y el Templo Mayor, además de miles de comercios de todo tipo.

A partir de Pino Suárez y hasta General Anaya, todas las estaciones corren por la Calzada de Tlalpan y la mayoría de ellas van a nivel de calle.

El transbordo con la Línea Rosa no tiene mayor atractivo más que lo que ya les platicaba la semana pasada.

Aguas en Chabacano

A dos cuadras de San Antonio Abad se localiza uno de los puestos de tacos más sabrosos que he probado en toda la Ciudad. Chabacano es también uno de los transbordos más estresantes de todo el sistema. Después de las 8pm es imposible cambiar de línea para ir hacia Pantitlán. Afuera se encuentra el mayor número de negocios de imprenta y diseño gráfico de toda la Ciudad.

*Edición del 27 de diciembre. Gracias por sus comentarios que alimentan está guía.

Saliendo en dirección norte de la estación Viaducto, hay un local, donde puedes comprar ¡cinco tacos por 12 pesos! Xola, Villa de Cortés, Nativitas y Portales no tienen gran atractivo (al menos no conocido por mi, si sabes alguno no olvides ponerlo en los comentarios).

No pude hallar una imagen actualizada de la línea, pero en la estación Ermita se transborda con la línea 12 (que no está en funcionamiento todavía). General Anaya es la penúltima estación, antes de llegar a Tasqueña, la otra terminal de esta línea.

Tasqueña, así como Cuatro Caminos, es una vía de escape, pero hacia el sur. Aquí empieza el Tren Ligero, que llega hasta Xochimilco y pasa por el Estadio Azteca. Afuera del metro hay una plaza comercial y también está el Gran Forum, salón de eventos en el que normalmente se presentan grupos salseros.

.

.

.

Sin duda esta es una de las líneas más largas de todas y es muy difícil detallar cada estación. Mi recomendación será siempre que te aventures a conocer y te bajes en cada una para saber de primera mano qué hay alrededor. Igual con esta guía ya no te pueden chamaquear 😉



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario