LNG/SHT y Dolores de Huevos en Vive Latino 2017

La pantalla central de la Carpa Doritos comulgaba: ‘LNG/SHT se vendió y ni siquiera me di cuenta’. La leyenda satírica hizo cagar de risa a más de uno y los demás se limitaron a gritar o aplaudir. Para las 4:20 el concreto ya no existía, sólo se podían ver cabello, piel, ojos, bocas, narices. Nada mal para un cancunense que hace 3 años no era nadie.

Gastón y Cat Scratcho abrieron las hostilidades cuando Ágora todavía retumbaba las bocinas del Escenario Vive Latino. “El club de los 27” fue de inicio y “Bad religion” le siguió. Sus seguidores parecen una secta muy unificada y lista para cantar en cualquier momento, a todo volumen. Las manos en el aire son permanentes.

“¿Cuántos somos, más que en el Alicia?”, dijo el MC en tono de burla. “Muchas gracias. Para alguien como yo, ver esto es parecido a una puñeta que nunca se acaba”. Nadie puede negar el sinfín de puertas abiertas por este par para todos aquellos raperos que no lo son, los punkrockers que tampoco.

“Caballeros del sábado por la noche” fue la segunda más coreada solo después de “Tanta tinta”, “Muchacha I”, “Wachadafunk”, “El punk rock arruinó mi vida” y, claro, “Llaves, teléfono y cartera” feat. Chumel Torres. ¡Vaya máquina de éxitos!

Al final se rifó “Fe ciega para sordos” junto a varios conocidos de la nueva escena musical como Juan Cirerol, Chucho Tormenta (Rebel Cats) o Aldo Camacho (Tungas), quienes tocaron la melodía mientras Gastón navegaba las turbias aguas de dedos que lo llevaron de las tarimas a la consola de sonido.

Wachadafunk #lngsht #pizzatanicos #longshot #vivelatino #VL

A post shared by Notek Daniels (@notek_daniels) on

Entrada la noche, casi a las 11:00 y después del conciertazo recetado por Rancid, en la Carpa Doritos apareció una banda de la Ciudad de México integrada por Manuel (Allison) en la guitarra rítmica y la voz, Conrado (Tungas) en el bajo, Christian (Austin TV) como guitarrista principal y otro Manuel (Finde) tras los tamborazos.

Lo suyo es el punk a la vieja escuela, muy duro, crítico, hecho con la conciencia y el corazón, no con los billetes. “Aquí dice que soy músico, pero yo no lo estudié”, mencionó Manolín al tiempo que arrancaba su pulsera de acceso para obsequiarla.

No me tragué su cuento de bad boy luego de todas las caritas buenas que pintó en Allison, pero me encantó la voz del muchacho, pues intenta igualar a los grandes bluseros, pero con un toque humorístico que plantea sumergirse en tu cabeza para insertar un recuerdo permanente de las melodías.

“La máscara de la muerte roja”, “El miserable” y “El guardabosques habló” abrieron con violencia la presentación del cuarteto. En el centro de los pocos asistentes -200 personas aproximadamente- se armaron los madrazos con Lalobilly (Rebel Cats) como el centro de atención (y de los puñetazos).

Hasta ese día noté el gran aporte de Christian a las composiciones, tienen arpegios y arreglos muy parecidos al rock melódico interpretado en épocas pasadas por Austin Tv, que otorgan un ambiente de tranquilidad a las cosas antes de la salvaje tormenta rompe tímpanos.

“Mi sangre (Mi patria)”, “1 2 3 Va”, “Mujer Abismal” y “Poesía al sol” atrajeron más oídos inquietos a la Carpa, dos o tres rockers con buenos gustos que sintieron atracción por los temas. Algunos otros cayeron por la figura legendaria de Manolín en la escena punkrocker. “Ira’, es el del Allison Carnal”, decían.

Pero demostraron el gran potencial de su música con el tema “Abztario”, una clase de maestría para todas las banditas mexicanas que se sientes los inventores del género y tocan pa’l perro. ¡Hay que ponerse a chambear!

A post shared by Char Char Says (@elcharchar) on

#DoloresDeHuevos

A post shared by Mario Cruz López (@survivorcruz) on



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario