Los monólogos de la vagina – de Escenarios y Pantallas

Sergio Romero / @

Los monólogos de la vagina es una obra casi tan vieja como Chabelo. Por ello mismo sorprende que a pesar de ser una de las obras más exitosas en México y el mundo, muchas personas no estén enteradas de su existencia.

El título llama la atención de inmediato –sin ser santurrón-, pues no estamos acostumbrado a decir con tanta naturalidad la palabra vagina. O bien, atrae porque a los hombres esta palabra SIEMPRE nos llamará la atención sin importar el contexto.

Los monólogos –como los que hacía Adal Ramones-, que constan de anécdotas y reflexiones que cuenta un sólo personaje, como lo dice el título, van ligadas al órgano reproductor femenino, buscando ensalzarlo sobre todo lo demás –si señores, sin albur, según esta obra, la vagina está arriba del pene-.

Escrita en 1996 por una feminista llamada Eve Ensler, esta obra rápidamente ganó audiencia en el país vecino del norte, por sus comprometidos temas que hablan de violaciones, sexo, amor, orgasmos, violencia intrafamiliar, etc.

El guión es una joya, pues representa una recopilación de historias por las que han pasado más de dos centenas de mujeres –que con el tiempo se han ido mezclando y modificando-, para representar varias etapas de la vida femenil, desde la niñez hasta la vejez.

Fue por esto, que OCESA Teatro se animó a traerla a nuestro país hace ya varios años, convirtiéndose en una de las obras con más representaciones, donde leyendas de la actuación como Carmen Montejo, María Conchita Alonso, Salma Hayek y Dominika Paleta, entre muchas, muchas, muchísimas otras, han participado.

Pero no te dejes engañar, que esta obra haya sido escrita por una mujer, esté actuada solamente por éstas, y trate sobre ellas, no significa que sea dirigida exclusivamente a éste género. Los monólogos de la vagina, es una obra que tanto hombres como mujeres pueden disfrutar, reflexionar y aprender. Hay muchas cosas que no entiende uno como “dude” –de por sí somos algo lentos-, y que en lo personal, esta obra me ayudó a entender y disfrutar, así que las carcajadas están garantizadas.

Pero no solamente las carcajadas. El género de labra resulta difícil de encasillar, por sus diferentes temas, así que prepárate para escuchar historias de violaciones y golpes, que realmente te moverán el estómago.

El teatro del hotel N.H. funge como anfitrión los días lunes, martes y miércoles a las veinte horas. El costo por boleto es de 375 pesos –considerando los precios en las demás obras de OCESA, no nos podemos quejar-. Ubicado entre Amberes y Liverpool, a cinco minutos tanto del metro como del metrobús Insurgentes, este lugar resulta ser una buena opción para llevar a tu mamá algún día –a menos que realmente sea muy persignada, o quieras evitarte la incomodidad de ver como reí con anécdotas que probablemente le recuerden su propia vagina.-

El éxito de esta obra ha sido tal, que la versión hispana ha sido montada nada más y nada menos que en Broadway. El lugar más representativo del teatro situado en Nueva York.

Fue el Westside Theatre el lugar donde Kate del Castillo, Angèlica María, Angèlica Vale y Daphne Rubín Vega se encargaron de conquistar Estados Unidos agotando las entradas de una exitosa temporada, que cautivó tanto a los hablantes del español, como otras lenguas.

No te pierdas una de las mayores atracciones del teatro en nuestra ciudad, y asiste a ver Los Monólogos de la Vagina.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario