Maldición Azul-¡Asústame Panteón!

Por Julio Ramírez / @10julio_rami / julioramirez@capitalinoerrante

Esta historia es una petición que recibió su servidor. Sigan a Capitalino Errante y compartan todo nuestro contenido, gracias totales.

El deporte más hermoso del mundo no se escapa de Capitalino Errante, esta vez toca hablar sobre un equipo de los llamados “cuatro grandes” del fútbol mexicano, sí, del que alguna vez fue ganador –década de los 70s-, del subcampeón, del segundón, del Club Deportivo Cultural y Social Cruz Azul.

En los últimos 34 años del club, sólo poseen un  título de liga, es alarmante para una institución Pentacampeona en los años 70s, pero ¿cuál es la razón de la sequía de campeonatos? Malos manejos de Directivos especialmente de Guillermo Álvarez Cuevas JR. Cabeza de este equipo, jugadores y técnicos mediocres o quizá algo paranormal, no lo sé, todo puede ser.

Desde que el equipo se mudó a Televisión Azteca y al estadio Azul –antes lo transmitía Televisa y jugaba en el estadio Azteca- comenzó la debacle.

La colonia Noche Buena es testigo de las hazañas logradas en el estadio Azul y la Plaza de Toros México que está ubicada a unos pasos del recinto deportivo. Trabajadores, jugadores, veladores y aficionados, han logrado ver una extraña presencia en la casa del club.

Vicente Acosta, velador por más de nueve años, cuenta historias que te hacen cambiar de opinión sobre la existencia de fantasmas. Se ha visto a un señor alto, fornido, con vestimenta negra, sombrero de charro y sin distinción en el rostro que ronda todos los días las instalaciones del Azul.

Se acerca el día del partido, dicha figura espectral se pasea por el túnel que une la Plaza con el estadio hacia los vestidores de los locales para hacer su revisión de rutina, mira que todo esté en orden y se dirige hacia las gradas para escoger el mejor lugar donde pueda observar el encuentro.

Llegan los equipos y los aficionados a presenciar el encuentro, estadio abarrotado y el partido comienza. Nuestro extraño inquilino es uno más de los fanáticos que puede estar sentado al lado de ti, de mí, o cualquier persona, pero no nos percatamos de nada.

Cruz Azul necesita un gol para ser campeón, comienza a caer la noche y el viento se suelta con indicios de lluvia. El balón pega en el travesaño una y otra vez, los jugadores comienzan a desesperarse y la bola por alguna extraña razón no entra a la portería contraria. El equipo visitante les marca el gol del campeonato faltando minutos para el encuentro, con esto, Cruz Azul vuelve a ser subcampeón de liga. Los contrarios van a festejar a las gradas donde está contento y tranquilo nuestro personaje de esta historia.

El llanto se desata en jugadores y aficionados, mientras la noche helada rebasa la situación. El sujeto se esconde entre túneles y sonríe al pasar por el vestidor de ‘la Máquina’.

Los jugadores se dirigen al autobús y el hombre de negro los resguarda como su guardaespaldas personal. Todos suben al transporte y él simplemente se queda abajo, les sonríe para despedirlos y desearles lo mejor para la próxima temporada. Regresa al estadio donde es su casa y poder alimentarse de las decepciones azules.

Llega el día siguiente y todo vuelve a la normalidad, otro año que Cruz Azul no es campeón. El hombre con sombrero de charro comienza a ser un compañero de trabajadores y veladores que ya se acostumbraron a que les toquen la puerta, extravío de herramientas y algunas voces al oído que les pone la piel chinita cuando pasan por los túneles oscuros que envuelven un ambiente tétrico del estadio.

Se dice que este ‘fantasma’ tiene su historia desde 1920, cuando murió en las antiguas constructoras que se ubicaban en la colonia Noche Buena, donde ahora encontramos a la Plaza de Toros y el estadio Azul.

Cruz Azul ha perdido ocho finales desde el invierno de 1997 cuando se coronó la última vez venciendo al equipo de León. ¿Será una maldición? Esperemos que el título llegue más pronto que la muerte de ‘Chabelo’.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario