Megadeth en el Pepsi Center WTC – Reseña

Como parte de la gira de su nuevo álbum Dystopia, Megadeth se presentó ayer en el Pepsi Center WTC de la Ciudad de México. La banda de thrash salió con el deseo de ofrecer el mejor concierto de la gira por América Latina, y así fue.

Por Fernando Ramos

Desde temprano la gente se formó para alcanzar la mejor vista desde la zona general. Desde cualquier punto la visibilidad es buena, simplemente la adrenalina comenzó a llenar los cuerpos de los metaleros que parecían inofensivos mientras la fila se hacía. Decidí no formarme y esperé hasta que el flujo de personas era constante, me tenía que poner a prueba para abrirme espacio entre los que me doblaban el tamaño dentro del Pepsi Center.

Fotos de Toni François - TONOTV

Fotos de Toni François – TONOTV

A unos minutos antes de las nueve, los de audio pusieron unos temas clásicos de metal para calentar motores. Me clavé con Wasted Years de Iron Maiden y Ace of Spades. Al rededor de las nueve con diez minutos las luces se apagaron y el griterío comenzó. “Si nos separamos, nos vemos en la consola al final del concierto” me dijo mi amigo. No duramos juntos ni la primera rola, Hangar 18. De inmediato empezaron a volar vasos con chela y fue cuando mis habilidades para abrirme espacio salieron. Llegué por el lado izquierdo casi a la cuarta fila en lo que sonaba The Threat Is Real y Tornado of Souls.

La cerveza volaba, había empujones y gritos al unísono que marcaban el compás de Poisonous Shadows, tema del nuevo disco. Comenzó Wake Up Dead y en el primer riff perdí el control sobre mi cuerpo. Me lanzaba contra otros y me paré de puntas para ver sobre una mata de chinos que estaba empapada y apestaba a humedad. Ligaron la rola con In My Darkest Hour y me volaron la cabeza, creo que a más de la mitad se le voló la cabeza con ese popurrí.

Un breve speech de Dave dio pie a She Wolf , un clásico del álbum Cryptic Writings y se me fue la voz coreándola. Luego se vació el escenario y salio el bajista David Eleffson para tocar Dawn Patrol mientras lo apreciaban como dios. Aproveché esos segundos para atar mis agujetas que en el desmadre se aflojaron, pero debía apurarme porque sabía que seguía Posion Was The Cure y a escasos dos metros de la valla de seguridad, era imposible sobrevivir al slam que se avecinaba. Un metalero me hizo paro haciéndome casita y me dio tiempo de levantarme como un grande. Gracias, extraño sujeto sin camisa de anoche.

Ya había soltado y recibido unos golpes de adrenalina, el metal pone eufórico a cualquiera y más cuando estás rodeado de extraños que parecen entenderse cuando cantan Sweating Bullets y A Tout Le Monde con el alma. En ésta última, Mustaine dejó al Pepsi Center cantar uno de los coros con el puro bombo de fondo, lo que me erizó la piel que estaba llena de sudor ajeno.

Sonó después Trust, otro gran hit y Megadeth nos guardó el coro en español ya que había sido petición por medio de tuits. “No canté en español en otro concierto porque quería guardarlo para ustedes” Dijo Dave Mustaine ante el micrófono. Y aunque no le entendieran,  llovían porras disparejas de todos lados.

Fotos de Toni François - TONOTV

Fotos de Toni François – TONOTV

Post American World, Dystopia y Symphony of Destruction  siguieron en el set de canciones. Kiko Loureiro se rifó los solos como si él los hubiera escrito, dándole honor a la banda aún después de tantos cambios de integrantes con el paso de los años. Lo hacía ver tan sencillo que me imaginé como integrante de Megadeth.

Peace Sells fue la última antes del breve descanso que tomaría la banda para echarse el encore. Una vez más David Eleffson mató a todos con la línea de bajo del intro y el thrash llenó la zona general sin importar edad. Un padre llevaba a su hijo en hombros. Cualquier riesgo por un buen metal.

Dave Mustaine apareció con el escenario completamente iluminado y platicó acerca de los infortunios que pasó Megadeth en América Latina, malas condiciones, servicios, logística y demás, habían hecho que sus expectativas decayeran, sin embargo la gente, fue lo que más valió la pena. “Yo no tengo idea de por qué muchos están molestos con nosotros, no somos los responsables. Ustedes, México han sido de lo más amables y han hecho un gran show”.

Luego, Mustine habló unas líneas sobre política e intereses, atentados y violencia. Dijo que Holy Wars la escribió hace más de 20 años y nada ha cambiado. Así comenzó la última rola de la noche, con los últimos alientos de energía por parte del público que jamás dejó de moverse.

Megadeth dio las gracias y aventó plumillas, baquetas y muñequeras para los más cercanos. Al dispersarse el público perdí el soporte de mi cuerpo y me fui de lado unos momentos. Me acordé de mi amigo y me dirigí a la consola. Ahí estaba parado muy tranquilo, sin sudor y con una condición física mejor que la mía. Echamos una selfie donde extraños se pusieron con nosotros y nos fuimos con una buena dosis de metal.

Fotos de Toni François - TONOTV

Fotos de Toni François – TONOTV

Fotos de Toni François - TONOTV

Fotos de Toni François – TONOTV




Déjanos un comentario