NRMAL 2016 y cómo cumplir las expectativas

El pasado 12 y 13 de Marzo el Deportivo Lomas Altas en la Ciudad de México albergó por segundo año consecutivo el Festival Nrmal 2016, con un lineup de 38 propuestas musicales de diferentes partes del mundo. Al igual que la versión pasada, fueron tres los escenarios (azul, rojo y amarillo).

Por Fernanda Tapia

El sábado a las dos de la tarde, en el escenario azul comenzó la fiesta. La banda alemana Camera llenó el ambiente con una mezcla de sonidos que emplean los elementos básicos del  krautrock con un toque psicodélico. Poco después el dúo mexicano de electrónica Bluehost puso a todos a bailar.

El clímax llegó a la mitad del día con Low, el trío de Minnesota que nos trajo su alucinante dream pop con tintes de indie rock. Aunque fueron Deerhunter, A Place To Bury Strangers, y Health quienes enardecieron el espíritu del público.

El domingo inició con el tiny-dance de la colombiana Ela Minus, quien nos presentó su primer EP titulado “Paraíso”. En seguida salió a escena el dúo estadounidense The Body para encender el ánimo de los asistentes con su sludge noise metal.

El escenario amarillo que usualmente está destinado a recibir las propuestas conceptuales del festival, inauguró el show con el global bass de la sueca Gnučči quien puso a bailar a todos, aunque la que se llevó la tarde fue la noruega Jenny Hval con un provocativo performance.

La noche comenzaba a asomarse anunciando el final del NRMAL 2016, cuando los colombianos Mitú impregnaron la atmósfera con su “techno de la selva”. Más tarde el escenario rojo se llenó de éxtasis con la presencia del trío neoyorkino Battles, quienes envolvieron a la audiencia con música experimental. Sin embargo todos contaban los minutos para ver a la encantadora Rachel Goswell, vocalista de la agrupación inglesa de dream pop, Slowdive. Sin duda cada segundo de espera valió la pena, pues su música transportó a cada uno de los espectadores a un universo de ensueño.

Este año el mercadito amplió su zona para exponer una serie de flyers de diferentes festividades independientes del país, y por supuesto, para poner a la venta los esperados vinyles.

Festival NRMAL 2016

Para aumentar la psicodelia al lugar, Spotify aportó al festival un caleidoscopio de dimensiones humanas que proyectaba en su interior animaciones geométricas, mientras que La telefónica Virgin mobile colocó un enorme inflable del cual la gente podía lanzarse.

Para público extravagante, comida extravagante. Los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer también más de 15 propuestas gastronómicas distribuídas en una serie de foodtrucks que ofrecían alternativas como pizzas en cono, tacos mexicanos con fusión de ingredientes tailandeses y vietnamitas, chapatas de carne de conejo, hamburguesas vegetarianas, por mencionar algunos ejemplos. Sin embargo los precios no fueron tan incluyentes como el menú, pues un billete de cien pesos apenas ayudaba un poco a satisfacer el hambre. Sólo unos cuantos pudieron pagar siete veces más para acceder a la exclusiva comida de Pichón, Jorge García, Raúl Góngora y Campobaja, los chefs invitados de esta ocasión.

A pesar de la multitud reunida, la amplitud del espacio permitía sin problema alguno poder disfrutar de las presentaciones desde las gradas o la comodidad del pasto. Incluso hubo personas que aprovecharon para distraer un poco a sus mascotas con música underground.

Así se vivió el Festival Nrmal 2016, esperemos las sorpresas que nos depara el cartel del próximo año.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario