Pulque Bendito…

Estaban todos los personajes que uno espera en una fiesta del barrio, el fresa con la novia buenota, el vato con el gorro de lana hasta las cejas, el wey que no se quita la chamarra a pesar del calor abrumante, y ¿la tía Juana? Una interesante amalgama de gente. A más de uno se le notaban las ganas de ponerse hasta la madre en la II Fiesta del Pulque, llevada a cabo en el bar Cosa Nostra.

Los ventiladores tiraban paro, sin embargo, la cantidad de asistentes sofocaba con facilidad. Debido a ello, era extraño ver a alguien sin un vaso (o dos) en la mano. Cerveza artesanal, mezcales, crema de whisky, y por supuesto, pulque. Todas estas bebidas en variada cantidad y calidad daban una oferta para satisfacer a todos los gustos.

Como La Clásica, productora de cerveza artesanal originaria de la Ciudad de México quienes, con tan solo tres variedades, tienen para calmar el antojo de paladares gustosos de lo dulce y amargo.

O los atrevidos compañeros de Gallo Negro: Pulque Callejero, quienes promueven orgullosos su especialidad de la casa, el pulque cannábico. Nada del otro mundo pues, como todos sabemos, los compuestos activos de la hierba no se disuelven tan bien en alcohol como en alimentos grasos, pero que por su aroma es algo que todo amante del thc debe probar.

3

Adrián Tovar. Capitalino Errante.

4

Adrián Tovar. Capitalino Errante.

Otra cosa es la obra de Nichos, productores quienes por su evidente conocimiento en el tema presumen de un verdadero manjar, destacable de entre los destilados que su humilde servidor tuvo oportunidad de probar, en una escena más o menos así:

-Oiga, ¿y qué tiene de fino su pulque?

-Venga pa´cá – me dice el hombre mientras prepara una prueba de su “cosecha al natural”.-Mire bien, cuando un pulque es fino tiene una consistencia un poco más aguada, sin embargo, cuando escurre deja una babita viscosa al final.

Entonces procedió a instruirme en las diferencias entre un pulque fuerte y uno suave; entre un productor y un distrubuidor y, como estos, suelen rebajar el pulque natural con agua “como con la leche”. Me compartió, de igual forma, el curioso dato de que la bebida puede llegar hasta a los 70 grados de alcohol.

-Puede apestar y es muy fuerte, pero aún se puede tomar -me aclara. – Es mentira que el pulque se haga con amibas – finaliza.

“Que traiga lo que quieran. Si sabe así de bueno va pa´dentro” pienso.

1

Adrián Tovar. Capitalino Errante.

2

Adrián Tovar. Capitalino Errante.

 



Escritor, estudiante de comunicación. Fan de la vida, los libros, la música y un buen café.


Déjanos un comentario