¿Qué pasó el 4 de enero?

Gasolinazo saqueos

Foto: debate.com.mx

 

En septiembre del año pasado conocí al padre de un antiguo porro. Me contó que Juanito (¿se acuerdan de él?, aquel político de la banda tricolor en la frente) reunía a los grupos porriles de la Vocacional 5, donde estudiaba su hijo, y de otras Vocacionales para saquear Oxxos y tiendas departamentales durante algunas manifestaciones que se realizan en la Ciudad ofreciéndoles a cambio cinco mil pesos o lugares, como bodegas, para realizar fiestas el día que quisieran. ¿Les suena familiar la historia?

*Si quieres leer la historia de Juanito completa, clic aquí.

El día que marcamos el cuarto tachecito en el calendario, la Ciudad de México, sus alrededores e incluso el país mismo enloqueció: la sucursal del caos, Caborca, Mad Mex como el ingenioso meme donde al fondo se ve una gasolinera de Pemex incendiándose. Por la mañana, en primer lugar del trending topic de Twitter aparecía el hashtash (diría una vedette) “gasolinazo”. En Facebook, todos los portales de noticias posteaban contenido referente a ese tema. Luego de unas horas, antes de que el sol se fuera a dormir tempranito, espantado por las movilizaciones sociales que había en las calles, las tendencias en las redes sociales cambiaron por las palabras “Walmart”, “Chedraui”, “Elektra” y algunos otros nombres de tiendas y de pastelitos que piden ser recordados. La atención se desvió y la histeria social se desató.

 

Gasolinazo saqueos

Foto: notipuebla.com

 

Recordé entonces la toma de protesta de nuestro actual Presidente (no hace falta nombrarlo, no hace falta manchar este hermoso sitio web) el 1 de diciembre de 2012. Ese día, durante las manifestaciones de los inconformes por su triunfo electoral se desató el vandalismo alrededor de las calles del centro de la Ciudad; saquearon tiendas, hicieron pintas, provocaron incendios. Después recordé la Megamarcha por Ayotzinapa en 2015, a un año de la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas; aquel día, los denominados anarquistas, saquearon tiendas, hicieron pintas, provocaron incendios. En varias marchas en conmemoración del movimiento estudiantil del 2 de Octubre de 1968, grupos vandálicos han provocado disturbios durante las manifestaciones pacíficas. Hay un móvil que se repite y que una vez más, al parecer, fue llevado a la práctica el 4 de enero de este nuevo año.

La histeria colectiva, la psicosis social, el caos real son patrocinados por grupos de poder y funcionan para sus propios beneficios. Alguien le paga a un grupo de vándalos para crear disturbios durante las marchas en determinados puntos geográficos con el fin, tal vez, de deshacerlas o como dice el periodista Julio Hernández López “Astillero”, de legitimizar en un futuro el ingreso de fuerzas militares a las protestas debido al miedo ciudadano; es decir, controlar la protesta social a través de la amenaza en donde los disidentes son vistos como delincuentes ya que los políticos son incapaces de establecer un diálogo con la ciudadanía.

 

Gasolinazo saqueos

Foto: elsemanario.com

 

Al ver como varios grupos de delincuentes pagados saquean tiendas sin ninguna consecuencia legal, los más ineptos, los desafortunados y despistados reproducen los actos vandálicos o aprovechan la oportunidad para llevar un microondas a su casa donde nunca ha habido uno. A los saqueadores auspiciados, los grupos de poder que los contratan les garantizan impunidad y predisponen a los policías para no detenerlos. A los comercios afectados, les pagarán sus pérdidas.

En las redes sociales circula información falsa y otras veces exagerada de lo que en verdad está sucediendo en las calles, proveniente de cuentas que también están patrocinadas por grupos de poder. Los saqueos son reales, el vandalismo es real, sin embargo lo que se incrementa de manera excesiva en la ciudadanía es la incertidumbre que provoca miedo colectivo y por lo tanto caos que beneficia a quienes planearon desde su silla los disturbios.

Recuerdo que el 1 de diciembre de 2012, en la colonia donde vivo, se esparció el rumor de que La Familia estaba causando disturbios; asaltando, robando, saqueando. En las calles se oían los gritos que prevenían: “¡Ahí vienen, ahí vienen!”, decían. “¿Quiénes vienen?”, alguien preguntaba. “La Familia”, respondían. “¿La familia de quién?”. Y de cualquier manera, en esa ignorancia, cerraban sus locales.

 

Gasolinazo saqueos

Foto: BBC

 

Al pasar los meses del año, nos aletargamos. En diciembre se anunció el aumento de la gasolina, pero no hicimos nada. En enero, con las energías supuestamente renovadas por entrar a un nuevo ciclo, quisimos tumbar una tarifa que ya estaba impuesta. Siempre reaccionamos tarde, nos damos cuenta de lo que puede suceder cuando ya sucedió. Si todas las decisiones del este país se tomaran durante los primeros cinco días del año, muchas reformas anticiudadanas no estarían puestas en marcha. Pero como todas las decisiones políticas se aplican a lo largo del año, poco a poco nos vamos adormeciendo con Acapulco Shore, el fútbol y las películas de Marvel hasta quedar inconscientes.

Esa mañana del 4 de enero el país se declaró oficialmente vendido a Estados Unidos con el nombramiento de Luis Videgaray como Secretario de Relaciones Exteriores.

Esa misma mañana, los niños ya esperaban con ansia la llegada de los Reyes Magos.

*¿Cómo evitar dar pretextos para que ocurran actos vandálicos durante las movilizaciones sociales? Clic aquí y comparte.

**Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad del autor y no son necesariamente compartidas por Capitalino Errante**

Sígueme en Twitter:
//



(Ciudad de México, 1993) Estudió Ciencias de la Comunicación. Cursó el Diplomado de Creación Literaria en el Centro Horizontal. Ha colaborado en distintas publicaciones como Prólogo, Palabrerías, A Buen Puerto, Punkroutine. Operación Marte, Revés Online, La Rabia del Axolotl, Liberoamérica y Tierra Adentro.


Déjanos un comentario