Reflejos – La Casa de Asterión

Por Eduardo Ángeles / @Asterion_25


 

I

Una y mil veces había

los reflejos en el mundo,

de cada uno era su turno,

así luz de él partía,

aquí, allá, fin del día;

y viose en deforme anaquel,

frágil arrogancia de él,

reluciente omnipresencia

que sin ti no habrá decencia

de terminar con tu papel.

 

II

Deber de vacía verdad,

tú que te preguntas dónde

él los motivos esconde,

pero en el mundo tal bondad

existe no más que crueldad,

tus saberes son más grandes

para que te agites y andes

así indagando el porqué

de tu existir y el “¿como qué?”;

parecidos vulnerables.

 

 

III

Espejos dicen que somos,

ajenos a la dualidad,

sin apreciar lo que en verdad

les creamos en asomos,

y ellos aún sin aplomos

desde la ciudad nos miran,

en el tocador nos tiran

sus miradas narcisistas

más valiendo que resistas

existir mientras te admiran.

 

IV

El todo hemos sido siempre,

en los claros ríos vivo,

y en los dulces ojos privo

lo que el corazón no siente,

no olvidar tener en mente

que existo en tanto tu lo haces

no importando si es que naces

de lo bello o de lo ufano

porque de este mundo vano

no habrá más que entes voraces.

 

 



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario