Restaurante Bellini

Si estás buscando un lugar romántico para estar con tu pareja, el restaurante Bellini es, por mucho, el ideal. Se trata del único restaurante giratorio de México -y el más grande del mundo-, certificado por Récord Guiness, se encuentra en la capital; por lo que no visitarlo, aunque sea una sola vez, termina por ser un pecado.

Sergio Romero

Lo delicioso de su comida, lo elegante del lugar, la música tocada en vivo y la magia de la ciudad, que puede admirarse completamente desde las alturas; lo ha vuelto de carácter obligatorio dentro de cualquier persona que se encuentre en el Distrito Federal, o cerca de él.

En el menú encontrarás todo tipo de alimentos, que van desde pastas, carnes, ensaladas, deliciosos platillos como jamón serrano con pelas de melón, rissoto de mariscos, lasagna, New York al chimichurri –¡delicioso!- o rib eye con langosta.

Sí, es caro –el precio promedio de cada plato está entre los 150 y 300 pesos-, pero vale la pena. Ahórrale bien para que puedas ir sin presiones y ordenar lo que quieras.

Este restaurante se ha vuelto hogar de propuestas de matrimonio, primeras citas, festejos de aniversario y miles de románticos momentos que protagonizan todas las parejas que asisten desde, inclusive, varias partes del mundo.

Planea con anticipación tu visita, pues necesitarás hacer una reservación para tener la seguridad de que tengas mesa, y no hagas el oso de terminar como el chinito –nomás milando-. En este link podrás realizarla fácilmente; la confirmación te llega por correo electrónico y si quieres cambiar de fecha, no hay problema.

No olvides los postres, como las cerezas flameadas con helado, ¡come rápido antes de que se derrita! O el pastel de chocolate –ya sé que en todos lados hay pastel de chocolate, pero éste es sensacional-.

Mientras disfrutas de tu cena, podrás ver toda la ciudad, gracias a que este restaurante funciona como mirador y se encuentra en uno de los puntos más altos, por lo que subir es una verdadera aventura llena de elevadores.

Si eres un poco sensible y te mareas con facilidad –como yo-, lo mejor es que te pongas en la parte superior del restaurante, o estarás contando el tiempo para salir.

El lugar está amenizado con música en vivo, que varía de piano, jazz, y un grupo llamado Los Casanova, todo esto según el horario en el que vayas.

Sin llegar a sangrón, Bellini es un lugar elegante, así que ¡por favor! Deja las crocs metidas en el armario, báñate y ponte un traje: no te negarán el acceso, pero te sentirás mucho más cómodo –y tu novia te lo agradecerá-.

Llegar es muy fácil: el restaurante se ubica en el Piso 45 del World Trade Center, Montecito 38, en la colonia Nápoles, muy cerca de la estación Polyforum en el metrobús.

Visita ya este orgullo de la ciudad y ten una experiencia donde la comida no será lo único que recordarás con agrado. ¿Conoces otros lugares de este estilo? No olvides ponerlos en los comentarios.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario