Roger Waters reitera en el Zócalo su llamado a EPN: “Renuncia ya”

A Las ausencias que se hicieron presentes.

Y lo volvió a hacer. “Renuncia ya” se leía en las pantallas mientras sonaban los acordes de The Wall y el feroz grito de la banda “Fuera Peña”, “Asesino”; al final, el discurso que Roger Waters pronunció en sus conciertos pasados, pero ahora era diferente: estaba en un espacio abierto, la principal plaza del país frente a Palacio Nacional y ante 200 mil asistentes, según cifras oficiales. Waters dijo, mientras señalaba hacia Palacio: “señor presidente, sus políticas han fallado, escuche a su gente”.

roger-waters-960x500

También hizo mención de los más de 28 mil desaparecidos; y, por supuesto, apareció la leyenda: “Trump, eres un pendejo” que se leyó en la pantalla entre rechiflas y mentadas; todo esto en la segunda mitad del concierto en el que Waters, nos había llevado al paroxismo “chairo”-político-musical. Al final de la rola el coro de niños cuyas playeras portaban un mensaje también: “Renuncia ya”.

Los rumores de una posible actuación de Roger Waters en el Zócalo comenzaron en la víspera de las fiestas patrias: el ícono del rock progresivo ofrecería un espectáculo gratuito en el Zócalo de la CDMX. La mañana del 20 de septiembre, previo a la presentación de los conciertos de los días 28 y 29, el Gobierno de la Ciudad de México anunció lo que parecía imposible: Roger Waters sí actuaría en el Zócalo de la CDMX. Se iniciaba el viaje cósmico.

Las dos presentaciones de Waters en el Foro Sol resultaron apoteósicas. Para nadie es un secreto el activismo del exintegrante de Pink Floyd que nunca ha dejado de exponer sus posturas políticas y Waters se presentaba en un país envuelto en una crisis de violencia exacerbada: narcotráfico, feminicidios, el caso Ayotzinapa, los civiles desaparecidos; un país sumido en el hartazgo social y con la baja credibilidad de un gobierno que trajo al extraño enemigo a casa y al que le estrechó la mano.

Después de la primera presentación en el Foro Sol en donde los mensajes políticos de “Renuncia ya” “Nos faltan 43” “Fue el Estado” “Ni una más” se hicieron presentes y retumbaron en el Foro Sol y en las conciencias de algunos políticos que gritaban que el músico había violado el artículo 33 constitucional por el hecho de opinar sobre la política nacional dentro del país en un acto de comunión con sesenta mil almas que extasiadas gritaban consignas contra el gobierno actual, se dudaba de si el músico repetiría la dosis en el Zócalo. Roger le dio voz a los asistentes a su concierto porque ya días antes el extraño enemigo había profanado con su planta el suelo mexicano.

roger-jpg_435689825

Roger Waters. Zócalo CDMX. El Universal.

roger-waters-zocalo

Zócalo CDMX. Octubre 1°. Miguel Ángel Mancera.

Pero la noche del 1 de octubre fue distinta porque los gritos de la gente han calado en la plaza principal del país, allí a espaldas del Templo Mayor, frente a Palacio Nacional donde unos días antes Enrique Peña Nieto conmemoró el Grito de Independencia en un ambiente cargado de enojo social que contrastaba con los acarreados que se veían en primera fila.

El concierto, dicen algunos que asistieron al Foro Sol, fue el mismo: un repaso por las canciones más emblemáticas de Pink Floyd: un viaje sonoro en un escenario cuyo aforo superó cualquier expectativa. Lo mismo estaban los conocedores de la historia y canciones de Pink Floyd que vitoreaban el nombre de David Gilmour, como también los rockeros de ocasión y la vieja guardia del rock: los abuelos, los hijos, los nietos. A las 18:30 el anuncio que retumbaba en las bocinas: el Zócalo estaba a su máxima capacidad.

A las 20:00 horas, tal como estaba previsto, comenzó el concierto y minutos después se hizo presente una ligera lluvia que por momentos amenazaba con arreciar, pero ni eso minó el ánimo de la gente. Muchos, desesperados por tener la mejor vista, comenzaron a subir a las cornisas de los establecimientos, a los árboles, en los puestos de revistas.

En la segunda parte del concierto, la canción Pigs daba los primeros avisos de lo que vendría: Algie, el emblemático cerdo que aparece en la portada del disco Animals, se hizo presente y con él las consignas sobre los desaparecidos, los 43 de Ayotzinapa, los feminicidios: de pronto, parecía que el cerdo Algie engullía a los asistentes; después The Wall y el “renuncia ya” y los cientos de asistentes que se volcaron al músico y gritaban extasiados: “fuera Peña”, “asesino”. Al final, el icono del rock progresivo pedía que se derribaran los muros de privilegios que separan a los ricos de los pobres.

61001182. México, 1 Oct 2016 (Notimex-Nicolás Tavira).- El cantante británico Roger Waters inició su concierto en el Zócalo capitalino, cuya plancha luce llena. NOTIMEX/FOTO/NICOLÁS TAVIRA/NTA/ACE/

México, 1 Oct 2016 (Notimex-Nicolás Tavira).- Roger Waters. Zócalo CDMX.

La del 1 de octubre no ha sido una noche cualquiera. Cientos de espectadores han sido testigos de un concierto conmovedor por el tremendo viaje cósmico y sonoro que representa cada una de las canciones de Pink Floyd. Porque la de allí fue una ceremonia perfecta cuando las gargantas gritaban “Roger, eres grande”. Money, Shine on your crazy diamond, I wish you were here, Dark side of the moon, The Wall, Mother, Us and them, Breathe, y Confortably numb,  fueron las rolas más coreadas; al final de esta última canción, un Roger Waters enjundioso dio las gracias y al grito de “Viva México, cabrones” finalizó el concierto.

Al apagarse las luces del escenario la gente comenzó a despejar la plaza: algunos comenzaron a contar 1,2,3,4,5… Hasta el 43, otros cantaban, unos gritaban otros se tomaban selfies, otros tantos seguían en el viaje.

Inmediatamente, el infaltable grito de “llévele, llévele el recuerdo del concierto de Roger Waters en el Zócalo”. Lleve la taza, la pluma el encendedor la pulsera” “Bara, bara la playera del concierto”, “aquí toda la discografía de Pink Floyd…”

Muchos se detenían a comparar lo que fuera; estima que la derrama económica que dejó la presentación de Waters en el Zócalo fue de más de tres millones de pesos para los comercios formales. Cabe señalar que desde que se hiciera el anuncio oficial de la presentación, los restaurantes ubicados en las terrazas con vista a la plaza pusieron precio a los lugares que se cotizaron hasta en dos mil pesos por persona.

La del 1 de octubre fue una noche distinta, saldo blanco. Algunos desmayados, otros caídos, con leves golpes, en otras partes detenciones por portar alcohol, aunque la bebida y los cigarros de mota se hicieron presentes en todo el concierto esto no fue factor para que los asistentes no disfrutaran el concierto. La noche del 1 de octubre queda en la memoria del Zócalo. Hoy es dos de octubre y este día tampoco se olvida.

r_05

Roger Waters. Zócalo CDMX. Reuters.

Processed with Snapseed. Processed with VSCO with 5 preset

Roger Waters. Zócalo CDMX. Sopitas (sopitas.com).



Jornalera de la tecla, obrera editorial, poeta a ratos.


Déjanos un comentario