“Te Prometo Anarquía” y mucho más.

Te Prometo Anarquía y el deseo de una vida ideal contra la necesidad de incurrir a lo impensable para sacar adelante el día.

Te Prometo Anarquía
y la mentira del neoliberalismo que en países tercermundistas crea vacíos de poder y soluciones surreales, pero válidas.

Te Prometo Anarquía y el cariño que se sienten dos compañeros de vida.

Miguel y Johnny aman patinar, se ganan la vida vendiendo sangre (la propia y la ajena) a un paramédico corrupto, y cuando se les antoja cogen. De ninguna manera son jóvenes modelo, simplemente aspiran a tener más y mejor lo más rápido posible. No es su culpa, el sistema les dijo que esas son las reglas.

Mismo sistema que los abandonó, como lo rapea uno de sus amigos después de darse un buen toque de mota. Se les prometió buenas marcas y lujos, pero lo más cerca que llegan algunos es al momento de inhalar su activo, a la “jordan”, “nike” o “playboy”.

Es en este escenario que se les presenta una jugosa oportunidad. Aceptan, no enterados de que lo que es juegan es la vida de sus conocidos. A 3 mil pesos la cabeza.

 

 

Porque así de fácil es desaparecer en México, sólo basta subir a un camión bajo el entendido de que por dejarse “ordeñar” les regalan mil varos.

De fondo, lo retorcido que suena vender tu sangre al mejor postor. Desde afuera, esto sólo se entiende cuando las personas dejan de valer como seres vivos y se les comienza a mirar como mercancía.

Ambos se encuentran ahora con – 50 personas y +150 mil pesos. Uno decide que lo sobrelleven juntos. El otro le aplica “la Renton”, llevándose todo el dinero después de cogérselo (literal).

Te Prometo Anarquía apunta a retratar (una vez más) los estragos que vive un país, y una generación en particular, cuando se les mienta, abusa y succiona la vida a cambio de mentiras y una falsa promesa.

Director:
Julio Hernández Cordón
Escritor:
Julio Hernández Cordón
Elenco:
Diego Calva Hernández, Eduardo Eliseo Martinez,Shvasti Calderón, etc



Escritor, estudiante de comunicación. Fan de la vida, los libros, la música y un buen café.


Déjanos un comentario