The 5,6,7,8’s en Vive Latino 2017

Un cuarteto nipón de mujeres elegantes, imponentes y divertidas se pararon en el escenario principal del Vive Latino. Se hicieron llamar The 5, 6, 7, 8’s hace 30 años, decidieron tocar garage, punk, surf y sí, es la banda que salió en Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003).

Siempre ponen el surf a esta hora, quizá porque el clima se asemeja al de las playas de California (o Caleta/Caletilla), pero el sudor en las playeras, la sangre de los putazos y los hombres gordos con máscara de Octagón mostrando los pelos del pecho lo hacen menos sensual.

Yoshiko Fujiyama / #the5678s at @vivelatino #2017 #surf #japan ##VL17 #vivelatino #japanese #asian #garage #rock

Una publicación compartida de Gustavo Abdiel Torres (@gusmalamigo) el

El primer desmadre de verdad llegó con el clásico “I’m Blue”, soundtrack de la película donde una morra de amarillo tira chingazos. Luego un descanso para respirar, afinar, checar el setlist y a seguir el baile con pasos domingueros a ritmo de “(I’m Sorry Mama) I’m a Wild One”.

Mientras tratábamos de recuperar el aliento Rico , antigua guitarrista de la banda, se trepó al escenario para interpretar “Bomb Girl”, “The Barracuda”, “Bond the Twist” y todas las demás. Rasgueó la guitarra como loca, armó solos faroleros, se tiró al piso… todo en pro del sano entretenimiento. Es una maestra de las 6 cuerdas. ¡La edad qué!

Unas chelas volaron por acá, otras por allá y también algunos vatos, algunas morras, el clásico inválido en silla de ruedas, el niño que no quería ir… avientan de todo.

La novedad, lo chistoso, lo curioso, la postal que estará en todos los conteos onda “10 momentos del VL” que hace sopitas.com fue un cover de las japonesas a la canción “Wooly Bully” (Sam The Sham & The Pharaohs), mejor conocida en mi México lindo y querido como el “Bule, Bule”.

Ya entrados en el desmadre, se dieron otros minutos para regalar una playera al público. Una con diseño especial y único para el 18 Festival Iberoamericano de Cultura Musical. Pero en pleno fervor por ganar aquella prenda sorprendieron con el tema “Woo Hoo”. Chingón. Quién como ellas. Ya no hacen rockeras así, de calidad, apasionadas.

“Chao, gracias, cabrones”, se despidieron.



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario