¿Trump, Hillary o la utopía?

Elecciones EU

Foto: mirror.co.uk

 

Las elecciones de Estados Unidos reúnen a dos personajes diferentes con discursos totalmente distintos. Por un lado, Donald Trump promueve un discurso que desenmascara la ideología racista del ciudadano estadounidense. Por el otro, Hillary Clinton mantiene un perfil menos polémico y más neutral.

Contra cualquier candidato, mi generación es incrédula a cualquier tipo de expresión política, porque sabemos de antemano que las campañas electorales son un juego de mentiras, un concurso de popularidad, que nada tienen que ver con el bienestar común. Es por eso que soñamos con el discurso de una utopía:

 

Uno entre otros

 El país está en decadencia, vivimos en un estado de barbarie, nuestros políticos nos han fallado, nos han robado, nos han ultrajado. Es tiempo de hacer una autocrítica de nosotros mismos y de nuestra política. Tener conciencia de nuestro entorno. La displicencia, el desinterés y las malas decisiones de los que ocupan las sillas en las Cámaras de Diputados y Senadores nos han llevado a donde hoy estamos, nos han llevado a la desigualdad, a la pobreza, a la inseguridad en las calles, al desempleo, a la ignorancia. Hoy es el momento de recuperar nuestro país, de recuperar a cada uno de nuestros compatriotas, de recuperar a nuestra gente, de recuperar la conciencia ciudadana que hace tanta falta, de ser uno entre otros. Es momento de solidarizarse con el de enfrente, con la otredad.

Basta ya de los robos, de las malas decisiones, de los descaros, de la negligencia. Es momento de la democracia, es momento de construir un país para todos, es momento de la ciudadanía. Basta ya de que el país esté en manos de unos cuantos. Basta ya que la ineptitud se imponga frente a la razón. Es momento de la reflexión. Es hora de formar verdaderos ciudadanos críticos, conscientes y democráticos.

Reconstruyamos desde la base, que es la educación, a nuestra sociedad, para que en un futuro quitemos a los que  hoy deciden por nosotros: a los más canallas, a los más serviles, a los más corruptos. Revivamos nuestra cultura, nuestros fundamentos, pero sobre todo, nuestros valores, para que pronto, los más aptos, los más capaces, los mejores, tomen las adecuadas decisiones respecto a nuestro bienestar colectivo.

De la mano de expertos en economía, en sociología, en relaciones internacionales, en comercio, en comunicación, en salud, en energía, en educación pública, de la mano de periodistas, de intelectuales, de pensadores, de analistas sociales, avancemos al cambio, revolucionemos la educación, los planes de estudio, para formar ciudadanos democráticos y no obreros que sirvan a capataces de alguna empresa. Ciudadanos que en el presente exijan cuentas a cada uno de nuestros gobernantes y que en el futuro tomen las riendas del país y con buenas decisiones nos lleven a un bienestar social, a la igualdad, a la seguridad de cada uno de nosotros, a la justicia.

Estoy convencido que todo lo que hoy nos preocupa y nos fractura como nación es derivado de que la educación que nos han dado hasta ahora es para formar obreros y no gente pensante. Nos han ocultado los libros, el conocimiento, la cultura; porque a los que ostentan el poder no les conviene que tengamos conciencia ciudadana. Seamos los primeros en proponer una crítica hacia la clase política, seamos también los primeros en hacer una autocrítica de nosotros mismos.

Por una verdadera democracia, por una sociedad justa, por nuestro presente y nuestro futuro, por nosotros mismos, por nuestras familias, por nuestros hijos, por el bienestar social, por ser uno entre otros, por una conciencia crítica y democrática, por una conciencia ciudadana libre, decidamos lo mejor.

 

¿Qué prefieres? ¿Trump, Hillary o la utopía?

 

**Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad del autor y no son necesariamente compartidas por Capitalino Errante**

Sígueme en Twitter:
//



(Ciudad de México, 1993) Estudió Ciencias de la Comunicación. Cursó el Diplomado de Creación Literaria en el Centro Horizontal. Ha colaborado en distintas publicaciones como Prólogo, Palabrerías, A Buen Puerto, Punkroutine. Operación Marte, Revés Online, La Rabia del Axolotl, Liberoamérica y Tierra Adentro.


Déjanos un comentario