Un capitalino de gira con Blink-182

Si Blink 182 no viene hacia ti… Tú ve hacia Blink 182 y eso hice. Partí de la CDMX rumbo a Tijuana y de ahí a mi destino final, San Diego vía Cross Border Xpress. La primera parada para presenciar dos fechas del monstruoso tour ideado por Mark, Travis y Matt a lo largo de Norteamérica fue la Viejas Arena de San Diego.

Por Sergio Romero
Fotografía: todos los derechos reservados a Just Willie T (http://justwilliet.com).

13843671_10154336081379929_1207049425_o

La bienvenida de los ojetísimos policías fronterizos, drugdealers y prostitutas que merodeaban el Pocilga Inn donde dormí no logró patear mis ánimos y abriendo paso entre los punkrockers, el sofocante calor o dos-tres gringas sabrosas en minifalda, me dispuse a tener una cita pendiente con el destino.

El lugar se atascó de compatriotas hartos de tanto esperar una visita de los californianos a nuestro país, eso me hizo sentir cómodo. El slam se quedaría entre amigos. Por cierto, recuerda llegar temprano a las tocadas, pues los carteles conmemorativos son únicos y coleccionables, además, sólo venden 182.

Las bandas encargadas de iniciar con las hostilidades fueron A Day To Remember y The All American Rejects quienes con potencia, ejecución perfecta, dinamismo y manejo del escenario demuestran por qué son los elegidos para ‘telonear’ el espectáculo. No sé si los mexicanos somos el puro desmadre o nuestros vecinos del norte son mamones de nacimiento. La verdad, si no te piensas aguantar mejor llégale  a los palcos VIP.

Lo mero bueno comenzó con el arribo de Matt Skiba al foro. Muchos de los presentes nunca esperamos nada de éste ‘nuevo’ Blink y supieron callarnos el hocicote con los huevos del nuevo guitarrista. Su incorporación al trío resultó una sacudida bien tosca de la materia gris. Aire fresco, pues. Skiba es claro, no tartamudea, no juega o se hace el payaso. Se disfruta. Aunque les pese a los Tomlievers. Mark y Travis fueron monstruosos, como siempre. Genios y figuras. Ni más, ni menos

El espectáculo resultó otro sus puntos fuertes. Claro, no es el 360 de U2, pero la pirotecnia, los papelitos de colores  o canciones interpretadas en total obscuridad le aportan lucidez al concierto.

13765951_1144246202298532_4702948226312431290_o

Todos los derechos de Just Willie T (http://justwilliet.com).

Sin embargo, todo tiene su cara oscura. El Blink antiguo que hablaba sobre incesto entre rolas, por ejemplo, ya no existe. Se avientan sus 24 canciones sin siquiera un “Hola, ¿cómo están?”. No los incito a charlar sobre penes todo el shoe, pero por lo menos háganme caso, culeros, vendí un riñón e hipotequé la casa de mis padres, pélenme.

Otra extrañeza que me dio bajón fue descubrir que ya estamos todos bien peludos. Maduramos. No hay chichis pa’ la banda, ni golpes, mucho menos insultos, escupitajos y otras pendejadas de morros secundarios. Chale. El público es más frío que el corazón de mi ex… Well I guess this is growing up.

De las canciones mejor ni hablamos, todo parece el 2011. Supongo que tener 7 discos de estudios vale pura madre. Hay mejores temas que “I miss you”, neta. “Adams Song” ni siquiera sonó, me dejaron con ganas, mala leche. ¿Y Dude Ranch, dónde quedó Dude Ranch? Tan buenos himnos que trae y nada  más rememoran una. Chale. Además, tocaron “Los Ángeles”, pero “San Diego” no. ¿En qué ciudad estamos, perdón?

Pero bueno, lo bailado nadie me lo quita. Fueron dos intensos y espectaculares noches en las que pude conocer, ver y enamorarme mucho más de mi agrupación favorita. También atrapé la baqueta de Travis luego de interpretar “Dammit”, arrojé una carta súper pussy a los pies de Mark y me endeudé hasta el cuello por cumplir mi más grande sueño. Gracias por tanto Blink, nos vemos en tu cierre de gira, allá por L.A.

13730916_1144246152298537_7106907748622107317_o

Todos los derechos de Just Willie T (http://justwilliet.com).

13719720_1144246572298495_2789084414569803121_o

Todos los derechos de Just Willie T (http://justwilliet.com).

 



No soy guapo como Brad Pitt ni simpático como Chespirito.


Déjanos un comentario