Un paso más – La Casa de Asterión

Eduardo Ángeles / eduardoangeles@capitalinoerrante.com

Y del orbe no agradezco más que a ti,
llenándome de un recuerdo complejo,
encerrado en las calles como espejo
porque fue gracias a ti que me abatí.

Y sin duda has de saber que discutí
el hecho de saber que esto era un dejo,
pero mientras ya voy subiendo y tejo
lo que un día en el alma yo por ti sentí.

Fugaz y alborotada cabellera
que con sed  tú  mis manos vas dejando
debes ver lo que ahora soy y antes era.

De lo lindo me has ido despojando
mas no pienses que mi alma demoliera
el hecho de que tú te vas marchando.



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario