Vivir en la Guerrero – Diarios de Ciudad

La ‘Warrior’

Eder Bayuelo / @eder_bay / ederbay@capitalinoerrante.com

“Tienes semana y media para buscar a dónde irte, ya no te quiero aquí”. Con estas palabras mi papá marcó mi futuro inmediato, hace como tres años. Era mayo de 2011 y yo tenía que mudarme de casa.

Ya llevaba trasladándome desde Izcalli hasta Popotla, Ferería y Nápoles durante cuatro años seguidos, pero vivir en el DF nunca.

Me puse como loco a llamar a mis amigos a ver si alguien me encontraba algo barato dónde rentar, hasta que un cuate del trabajo me platicó que su novia rentaba un cuarto. Era lo más barato que encontré –mil pesos mensuales- y no sonaba descabellado, excepto que era justo donde la calle de Aldama se convierte en Saturno, en la mera esquina con Estrella: la Colonia Guerrero.

“¿Has ido al tianguis del Chopo?”, le pregunto a todos los que presumo mi historia. Pues el departamento está justo al final, en esos edificios naranjas donde los dizque rockeros tocan las rolas del Haragán y queman su mota, felices de la vida.

El Chopo

Lo primero que pensé, por supuesto, fue en el famoso caníbal que vivía, cocinaba y comía en sus calles y que fue capturado apenas en 2007. Sudé, pero decidí tomar el riesgo y agarrar mis chivas de casa de mamá, listo para la independencia.

A los dos días un compa me paró en la calle y me “pidió la hora”. Afortunadamente iba con mi amigo Yair, que es más de barrio que yo, y le dijo que “nel, nosotros somos de aquí we, así que danos chance carnal”.

Vivir en la Guerrero no es cosa fácil. Supongo que la gente que la habita es porque ya lleva ahí varias generaciones. Tiene sus pros y contras, como que a tres patadas está la Biblioteca Vasconcelos, el Centro Histórico, el Metrobús, Tlatelolco, Reforma, Tepito, etc. Sin embargo, si tú te animas algún día a irte para allá, te regalo estos consejos de supevivencia básica que apliqué ese medio año.

1) Si llegas después de que ha oscurecido, es mejor que tomes el camión que viene de metro Revolución, pa’ que no te arriesgues.

2) Si quieres verte muy warrior, camina por calles ilumindas y corre cuando estés cerca de casa-eso hacía yo-.

Porro

3) Si vas caminando de noche en alguna calle y escuchas o ves una motoneta, corre hasta una tienda con luz o hacia la avenida, porque si no te pican.

4) Los sábados está prohibido salir de la casa entre las 5pm y las 8pm porque es cuando los darketos y los punketos se ponen a talonear después de que se acaba el tianguis.

5) Lanza la pelota a los que juegan frontón, a menos que quieras recibir una madriza.

6) Las calles Degollado y Camelia deberían estar cercadas. Las historias cuentan que si te atreves a caminar por una de ellas, te jalan adentro de las vecindades, te desnudan, te golpean -o violan, en su caso- y te lanzan a la calle de vuelta. Pero digo, sólo son historias…

7) En Luna hay un buen restaurante comida china.

8) No puedes dejar de probar los machetes en el mercado; son quesadillas enormes, con una ya la armaste. O dos si tienes estómago de pordiosero.

9) Si ves que en las puertas de las vecindades están armando un churro de marihuana, no voltees a verlos, porque te rodean cuatro compas y sientes que el desayuno se te va a la garganta.

10) Como en toda la Ciudad de México: no te metas con nadie, camina con seguridad y no andes curioseando por todos lados. Al igual que en Tepito, la gente es muy pesada con los extraños. Cuida tus pasos y también hacia dónde miras.

11) Por último, te recomiendo no seguir las modas locales:

Reguetoneras



La Guía Definitiva de la Ciudad de México


Déjanos un comentario